Nacional, impotencia y bronca…

6 de julio de 2017
Categoría: Libertadores

Botafogo venció 1:0 a Nacional, en el Gran Parque Central, en partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores de América.

Alvaro González, cabeza gacha bajo la lluvia, es la imagen de la impotencia y bronca de Nacional.

Dice el refrán, los goles se hacen no se merecen… Botafogo hizo un gol y en forma poco creíble se quedó con los tres puntos. El equipo brasileño sin mostrar nada del otro mundo se fue con una amplia sonrisa del Gran Parque Central.. No se parece en nada a los clásicos representativos cariocas, cero “jogo bonito”. Defensa y a pelotazo limpio.

Nacional se quedó masticando bronca, lamentando las claras chances de gol que no pudo concretar y el claro penal que dejó sin sancionar el árbitro chileno Bascuñan.

El tricolor dueño y señor del primer tiempo, menos en el resultado. Lo dominó de principio a fin al elenco brasileño, con el despliegue de los tres volantes (Romero-“Tata”-Carballo) y un iluminado Tabaré Viudez que se adueñó de la pelota y se tornó incontrolable para sus marcadores. Hizo todo para ganarlo, pero lo terminó perdiendo…  Inesperada llegada del equipo carioca que cambió por gol Joao Paulo.

¿Qué le faltó al dueño de casa…? Puntería y fortuna. Fortuna en la incidencia en la que Santiago Romero no llegó a conectar en la propia raya de gol una pelota que increíblemente rebotó en el vertical derecho y volvió a la cancha. Puntería, en las dos chances clarísimas que malogró Hugo Silveira, cabezazo desviado a los once minutos y remate pifiado con el arco libre en la agonía de la etapa. A todo esto hay que sumarle el evidente penal –clarísima mano de Emerson Silva en su propia área- que no pitó el árbitro chileno Julio Bascuñan.

El tricolor no repitió en el complemento. El elenco brasileño se cerró en el fondo, rodeó de marcadores a Tabaré Viudez y lo aisló completamente de sus compañeros. Viudez, sin compañía no pudo generar fútbol ofensivo y si bien el equipo de Lasarte manejó el balón, no incomodó al arco defendido por el paraguayo Fernández. Con el correr de  los minutos fue creciendo el nerviosismo y las imprecisiones en el dueño de casa que no encontró nunca los caminos para alcanzar por lo menos el tanto del empate.

Botafogo se llevó un premio demasiado grande del Gran Parque Central. En parte por su oportunismo y también hay que decirlo por la “ayuda” del árbitro Bascuñan, que dejó sin pitar un penal, penalazo a favor del tricolor.

Nacional, cayó pero ojo está vivo, la llave no está para nada cerrada.

NACIONAL 0:1 BOTAFOGO

Cancha: Gran Parque Central. Público: 20.000 personas.

Juez: Julio Bascuñan. Líneas: Christian Schiemann y Carlos Astroza (terna de Chile).

NACIONAL: Esteban Conde, Jorge Fucile (56′ Kevin Ramírez), Rafael García, Diego Polenta, Alfonso Espino, Santiago Romero, Alvaro González, Felipe Carballo, Tabaré Viudez (82′ Martín Ligüera), Sebastián Fernández y Hugo Silveira (72′ Diego Coelho). Director técnico: Martín Lasarte. Suplentes: Luis Mejía, Agustín Rogel, Gonzalo Porras y Sebastián Rodríguez.

BOTAFOGO: Roberto Fernández, Arnaldo, Joel Carli, Emerson Silva, Víctor Luis, Rodrigo Lindoso, Bruno Silva, Matheus Fernandes, Joao Paulo (79′ Camilo), Roger (90′ Marcos Vinícius) y Rodrigo Pimpao (83′ Guilherme). Director técnico: Jair Ventura. Suplentes: Jefferson, Emerson, Igor Rabello y Gilson.

GOL: 37′ Joao Paulo (B).

Tarjetas amarillas: 6′ Diego Polenta (N), 10′ Joao Paulo (B), 27′ Jorge Fucile (N), 64′ Bruno Silva (B), 71′ Santiago Romero (N).

Partido de vuelta: jueves 10 de agosto a las 19:30 horas en Río de Janeiro.

El airado reclamo de Diego Polenta a Julio Bascuñan. El árbitro chileno incidió en el resultado final.