ASÍ NO …

28 de mayo de 2018
Autor: Jorge Crosa
Categoría: Columnistas

Jorge Crosa: Columnista

A los deportistas de ley hay que tenerles respeto.

Y eso es lo que, hoy, merece Caril Herrera.

Y les decimos el porqué:

PERDIO SOLO 3 PELEAS EN ¡15 AÑOS!

Desde aquel absurdo combate con AJ Banal en Filipinas en Quezon City en abril del 2008, pasando por un “maquillado” Reto de Campeones con Oscar González en la final de México, en el 2011, hasta este absurdo fallo, apurado, “teatralizado” por la subida de médicos y demás, como si fuera un nocaut mortal, ante un tibio Reynoso, que, aunque parezca un contrasentido, Reynoso “ya había perdido” en el round anterior y el juez Beneventano, solidario con el argentino, le perdonó el conteo y le permitió la antiquísima trampa de tirar el bucal, en el momento que debía decirle KO y lo acompañó a la esquina como si “fuera un amigo”.

Así no es.

Sabemos que el local, en el mundo del boxeo, tiene un “plus”, una ventaja considerable, pero lo del juez fue lamentable y nadie dirá nada, salvo nosotros, que no “sangramos por la herida”, sino que nos ajustamos a derecho, simplemente.

Había ganado Caril, aunque a más de uno le duela la marca y no le dieron la victoria.

Hay que decirlo porque si todos callamos y admitimos en silencio que “que se va a hacer …”, ” el boxeo es así …”, “se pierde y se gana ” …

Con esas frases comunes no vamos a empañar una carrera impecable del cerrense que, en 15 años ¡sólo perdió 3 veces!

¡Y en qué condiciones!

Lo de Filipinas una aventura imposible, sin el tiempo suficiente para pelear contra un gran contricante como AJ Banal, hoy en la categoría ligero y con 29 años.

El Reto de Campeones, llegando a la final con Oscar González, fallecido, lamentablemente luego de su pelea contra Jesús Galicia en el 2014, cuando perdió por KO en el 10o. round y murió por daño cerebral 48 horas después,

Y éste absurdo, que vimos en la Asociación Atlética Argentinos Juniors.

Porque si no decimos nada, si no sentimos nada por el deporte uruguayo, si no lo defendemos porque el boxeo no es como el fútbol o el basquetbol, que lleva miles y miles de espectadores, nadie se entera.

El periodista tiene la obligación de decir lo que siente, de denunciar lo que le pareció un despojo y lo que realmente vio.

Esa es la tarea, no sólo de informar sino de opinar, le guste o no, a quien lea ésto, que tiene derecho a estar de acuerdo o no, respetamos todas las opiniones, porque esa es la libertad del ciudadano y de la prensa mundial.

Tampoco nos sirve el común concepto “sangra por la herida”, porque no fue así.

Reynoso cayó, le contó ocho, nueve … y allí tiró el protector, cuando el juez debió seguir la cuenta y liquidar el pleito.

No fue así. El local debe ganar. Acaso una irrefutable sentencia del boxeo mundial.

Hay tristeza “en el barrio”, claro está. Hay rebelión, también. Espiritual y deportiva, naturalmente.

Los despojos en el boxeo, son como los penales en la hora y mal cobrado y los dobles fuera de hora, con falta incluída para ganar el partido.

Esto es, una indecorosa ventaja deportiva. “Ni tampoco digerimos el KO de “rápida cuenta” a Caril en el 3o. cuando estaba lúcido y dispuesto a continuar”.

Nadie llora. Ni el deportista, ni el periodista, ni la gente.

Hay un sentimiento de decepción y tristeza.

Los despojos deportivos duelen, mansillan, castigan …

Caril Herrera, con un record formidable de 39 ganadas con 23 ko y sólo 3 perdidas , 2008, 2011 y el absurdo del sábado pasado, merece, no sabemos si una revancha, pero sí continuar en acción, aún con sus 37 años, por lo menos un desquite o una última acción deportiva, o dos o lo que sea.

Este final no es el que corresponde a un leal deportista, dedicado íntegramente a la actividad desde hace 15 años, con una indeseada pausa del 2012 al 2015, en el que el boxeador no tuvo nada que ver y que perjudicó su carrera.

Pero retirarse por un fallo erróneo y tendencioso, no corresponde.

Así no.


SEMIFINAL - FINAL

1 - 2
Estadio Centenario
Ver fixture y posiciones