X
    Categories: + DeportesSurf

Emiliano Nieves y su participación en el APB Tour

Emiliano Nieves (22) viajó con su bodyboard por Chile y Brasil, deslizando en las olas de Arica e Itacoatiara. Allí compitió con los mejores del circuito mundial, y surfeó olas de gran tamaño y poder en sesiones inolvidables. “Competir con los mejores del mundo deja mucho por observar, demostrar, aprender y corregir”, explica. A su vez, cuenta que a nivel local “necesitamos tener un circuito, alguien que quiera ir al mando de la presidencia para hacer algo serio en nuestra asociación”.

 

Arica, una ola pesada del Pacífico chileno.

 

¿Cómo estaban las olas en Arica?

Arica, el extremo más al norte de Chile, alto lugar. Fondo de piedra, poca agua y mucha ondulación pesada es la que rompe en ese Pointbreak, estuve casi tres semanas, dos días me quede afuera por tamaño chico ( el no permitido porque se pone muy encima de las piedras), pero los demás días estuvo bombeando lindo, no bajo el metro y se mantuvo en días de hasta 4 metros sólidos De las playas más peligrosas del mundo y más constante, tiene un Drop largo con un bottom justo para entrar en un tubo rápido, seco y con una salida muy peligrosa.. Siempre estuvieron acompañando las olas y siempre impone nervios y respeto.

 

¿Qué te dejó el evento a nivel competitivo y humano?

Sin dudas que competir profesionalmente en el tour mundial, en esa ola, con los mejores del mundo deja mucho por observar, demostrar, aprender y corregir. Volver a Arica me hizo sentir el bodyboard más que nunca, adrenalina y mucho nivel. Compartir momentos con los otros competidores, algunos que han pasado a ser amigos y otros que ya lo eran, un gran reencuentro y lindo show de bodyboard.


¿Cómo te sentiste en las baterías? Contame las mejores olas…

Empecé en el round 1 y me quedé en octavos de finales del Qualify series. Encontré el lugar de la ola y eso me llevó a meterme buenos tubos y poder volar maniobras limpias, en mis dos primeras rondas fue donde más me encontré y donde más difícil estaba el mar, no era el Arica clásico: había un poco de viento y pista sucia, pero se hizo lo que se pudo. En el segundo día lo mismo, pero con más tamaño y no quedó otra que aprovechar los buenos tubos en el freesurf.


Y luego te fuiste para Brasil…

Itacoatiara se ha transformado en la sede del tour mundial hace ya 6 años. Una de las mejores olas para bodyboard, también muy pesada y en la orilla, pero la diferencia es que esta rompiente tiene arena abajo y lo hace más flexible por los golpes. Lugar de olas grandes también, no hay como zafar del ahogo y cuando te sacude de un lado al otro por abajo del agua (el lavarropas jaja).

Lamentablemente, en lo que fue la competencia no tuve suerte esta vez, tuve la mejor ola de mi serie pero esto se trata de conseguir sumatoria mediante dos olas buenas. Me faltó una segunda ola aceptable para poder clasificar a los cuartos de final del Qualifying series en Brasil… Tuve la oportunidad de hacer el Expression Session del evento, acompañado por 7 atletas más, donde dimos un show de maniobras en el día final del evento y eso me dejó super motivado de poder compartir esos minutos frente a tremendo evento mundial. Las olas estaban grandes y clásicas.

Foto: Tony de Andrea

 

Competiste de igual a igual, ¿qué pensás que se necesita para llegar más lejos en 2019?

Se puede decir que sí. Solo faltó un poco más de conexión y suerte a la hora de esperar las olas. El mar es complicado, uno no puede atraer las olas tan fácil como parece. A veces entramos a competir en un momento del día difícil o simplemente no nos cae la ola indicada en el momento justo… Para competir a este nivel hay que mejorar día a día, ni que hablar del nivel en el agua, pero no olvidarse de que nuestra cabeza fría es la que manda en ese momento de competencia donde no hay que perder el objetivo.

¿Qué se viene en lo que resta del año?

Me gustaría poder mezclar un viaje más en este año. Conseguir buenas olas de poder y no perder el contacto con la fuerza del mar. En casa tenemos olas, pero hay que enfrentarse a olas de tamaño para poder competir en ellas… A entrenar se ha dicho que nada viene mejor que estar en forma.

Foto Tony de Andrea

 

Hace tiempo que no vemos competencias locales de bodyboard: ¿por qué no hay? ¿Qué proponés como competidor para mejorar esta situación?

Creo que en 2016 fue la última vez que competí en Uruguay. Necesitamos tener un circuito, alguien que quiera ir al mando de la presidencia para hacer algo serio en nuestra asociación. Tenemos muy buen nivel de competidores, solo estaría faltando ponernos en práctica. Como competidor me gustaría empezar a mover piezas, empezar a buscar gente interesada y empezar a hacer eventos para fomentar marcas y el deporte como hecho principal.

¿En qué otro campeonato internacional te gustaría participar?

El tour mundial se va para Australia en agosto y en setiembre hace la gira europea. Pasa en Portugal, con tres etapas, y en Islas Canarias con la final del circuito. Cualquiera de ellas sería muy importante para mí, ya que me sigue abriendo las puertas del top 25 en el que estoy ahora, después de haber asistido a 2 de 4 etapas del tour 2018.


¿Cómo te entrenás actualmente?

Vengo de 40 días de olas y competencias, ojalá pudiera viajar hacia México, donde llevo dos largas temporadas de olas hechas. Las olas son increíbles, deja una cancha de mar que después te ayuda cuando entrás a lugares nuevos. Aunque por ahora no hay plan de freesurf en olas grandes, me entreno aumentando el oxígeno y fortaleciendo el cuerpo para lo que que pueda surgir.

¿Ves surgir alguna otra promesa del bodyboard uruguayo?

Yo soy parte de la nueva generación, hace unos días cumplí 22 años jaja, aún me veo identificado en ese cambio, pero si vemos más para atrás, se ven varios nombres empezando a animarse a más y sobre todo con técnica que lo es todo el día de mañana para poder deslizar en las buenas olas.


Javier González: