En el Estadio Nacional donde hoy juega la celeste, nació el himno inmortal del fútbol uruguayo: “Dianas de Ñuñoa”

26 de marzo de 2013

Erigido en los Campos de Ñuñoa, en 1926 Uruguay se consagró Campeón de América. Agregó a ese título el de Campeón del Mundo de 1924 obtenido en Colombes. El Prof. Omar Odriozola, inspirado en ambas conquistas escribió “Dianas de Ñuñoa” que inmortalizó “Pepino” y los “Patos Cabreros” en el carnaval de 1927. Popularmente la conocemos como “Uruguayos Campeones”. Pero su título real es “Dianas de Ñuñoa”.

El arco del placar del Estadio Nacional. Allí, esas redes, anidaron los goles de Spencer -el tercero de cabeza ante River en 1966-,  de Morena en 1982 y Diego Aguirre en 1987, para que Peñarol cubriera de gloria al fútbol uruguayo. ¿Qué jugador celeste repetirá la historia para ganar de visita en Chile, con gol en ese arco tan célebre?

El arco del placar del Estadio Nacional. Allí, esas redes, anidaron los goles de Spencer -el tercero de cabeza ante River en 1966-, de Morena en 1982 y Diego Aguirre en 1987, para que Peñarol cubriera de gloria al fútbol uruguayo. ¿Qué jugador celeste repetirá la historia para ganar de visita en Chile, con gol en ese arco tan célebre?

 Escribe: Atilio Garrido / Fotos: Fernando González

El fútbol de Santiago de Chile es uno de los cuatro precursores de este deporte en América del Sur. Con divisiones y peleas internas, desde 1910 la selección de Chile compite a nivel internacional. En esa ocasión el representativo que lucía camiseta blanca viajó a Buenos Aires para participar del torneo de fútbol que se organizó para conmemorar el Centenario de los acontecimientos de la Revolución de Mayo. Allí compitieron las selecciones de Argentina, Uruguay y Chile, en un certamen junto con la selección de la Liga Rosarina. Seis años después, allí estaba Chile, también en Buenos Aires, cuando los delegados trasandinos juntos con los de Uruguay, Argentina y Brasil, hicieron realidad la idea de nuestro compatriota el Dr. Héctor R. Gómez aprobando ad-referendum de cada una de las Asociaciones, la puesta en marcha de la Confederación Sudamericana de Fútbol, que oficialmente se funda en diciembre de 1916 en Montevideo.

En medio de las naturales divisiones y peleas entre dirigentes del fútbol de Santiago y Valparaíso, los santiaguinos dieron un gran paso adelante para consolidarse como los “dueños” del fútbol del país. En 1918 el poderoso hacendado chileno José Domingo Cañas, le donó a la Federación de Santiago su chacra que se llamaba “Lo Cañas” ubicada en la extensa zona descampada en aquel entonces, conocida como el condado de Ñuñoa. Los dirigentes construyeron el estadio que pomposamente se llamó Sports Campos de Ñuñoa.

EL NACIMIENTO DE LAS “LAS DIANAS DE ÑUÑOA”

En 1926 aquí se disputó el Campeonato Sudamericano de Fútbol que ganó Uruguay arrasando a sus rivales. Fue en noviembre. Aquel triunfo desencadenó en Montevideo un enorme fervor popular. La llegada del equipo fue una fiesta.

Cuando estaban preparando las letras para el carnaval de 1927, José Ministeri inmortalizado como “Pepino”, le pidió a un joven profesor de literatura, nacido en Paso de los Toros, que andaba de bohemia por los boliches y piringundines montevideanos de El Bajo, que se llamaba Omar Odrizola, que le escribiera algo sobre ese triunfo para la murga “Los Patos Cabreros”.

En una mesa de un café Odriozola borroneó dos estrofas a las que tituló “Dianas de Ñuñoa”. ¿Por qué? Porque Uruguay se consagró nuevamente y por sexta vez, Campeón Sudamericano, hoy conocido como Copa América.

Uruguayos Campeones / de América y del Mundo

Esforzados atletas / que acaban de triunfar

Los clarines que dieron / las dianas en Colombes

Más allá de los Andes / volvieron a sonar.

Invictos en Europa / invictos en América

Del mundo son campeones / de América lo son,

Los mismos que en Colombes / en campos de Ñuñoa

Alzaron victoriosos / el patrio pabellón.

“Los Patos Cabreros” le pusieron la música del tango “La Brisa”, del autor también uruguayo, nacido en San José, Francisco Canaro y aquello fue un éxito total.

Luego, después de los triunfos de Amsterdam, Montevideo y Maracaná, la letra fue modificada agregándole estrofas que recuerdan cada uno de esos tres episodios.

Pero la letra original del Prof. Odriozola, inmortal, es la más clara ratificación de que Uruguay ganó cuatro veces el Campeonato del Mundo organizado por la FIFA y llevado a cabo de acuerdo a su reglamentación que reconocía al torneo de fútbol olímpico como Campeonato del Mundo, cuya continuación es la 1era. Copa del Mundo organizada en Montevideo, donde jugaron los equipos con futbolistas que habían actuado en Colombes y en Amsterdam.

Si esto no fuera así, si popularmente en aquel tiempo la gente, los periodistas, los hinchas, los jugadores y los dirigentes supieran que el torneo olímpico no era Campeonato del Mundo, ¿cómo se le va a ocurrir a Odriozola escribir “Uruguayos Campeones de América y del Mundo”? Tendría que haber escrito “Uruguayos Campeones de América y Olímpicos”…

¿Y por qué escribe “Los mismos que en Colombes en campos de Ñuñoa alzaron victoriosos el patrio pabellón? Porque eran los mismos jugadores de 1924 –casi todos-, donde no participaron los jugadores de la disidente Federación Uruguaya de Fútbol. Es decir, no hubo futbolistas de Peñarol en ambas conquistas.

NACE EL ESTADIO NACIONAL DE CHILE

El busto recuerda a Arturo Alessandri Palma, bajo cuya presidencia se construyó el Estadio entre 197-38. Detrás, en la placa, también se agradece a su hijo, Jorge Alessandri Rodríguez, bajo cuya Presidencia se lo remodeló en 1960.

El busto recuerda a Arturo Alessandri Palma, bajo cuya presidencia se construyó el Estadio entre 197-38. Detrás, en la placa, también se agradece a su hijo, Jorge Alessandri Rodríguez, bajo cuya Presidencia se lo remodeló en 1960.

Cuando el fútbol se fue popularizando y el estadio de los Campos de Nuñoa quedó chico, a aquella inmensa extensión le anexaron la propiedad de la Casa de Seguro Obrero que anteriormente perteneció a otro bacán que se llamó Guillermo Edwards quién la transfirió al fisto. Se llamaba la “Chacra Lo Valdivieso”. En ella se construyó el Estadio Nacional, por impulso de del gobernante Arturo Alessandri Palma, inaugurado el 3 de diciembre de 1938, con un partido amistosos entre Colo Colo y los brasileños del Sao Cristovao.

Este “elefante blanco” como alguna vez lo llamó el propio Alessandri, emergiendo monumental en medio de un predio de  62 hectáreas totales luego de la unión de las dos chacras, fue ideado y planificado como un gran centro deportivo y de esparcimiento para la capital, en el marco del primer “Plan Intercomunal Metropolitano para Santiago“. El diseño pertenece a los arquitectos chilenos Aníbal Fuentealba, Alberto Cormatches y Ricardo Muller. Según algunos lo copiaron del Estadio Olímpico de Amsterdam, donde Uruguay puso la chapa en 1928. Comparando fotos de aquel y este, dicen que son parecidos, aunque el de Amsterdam tenía un velódromo bordeando la cancha, suplantado aquí por la pista de atletismo.

DE LOS DEPORTES A ESTABLECIMIENTO DE DETENCIÓN

El Estadio Nacional de Chile oficialmente se llama Estadio Nacional Julio Martínez Prádanos. Lo conocí a quién utilizaba su segundo apellido, como absurdamente insisten en colocárselo en Chile. Para todos siempre fue Julio Martínez o Don Julio, cuando lo conocí. Primero a través del contacto con Radio Sarandí y el equipo de Carlos Solé. Don Julio era narrador de Radio Agricultura primero y luego de Radio Minería. No sólo estaba adornado de la facultad y el don para narrar un partido por radio, sino que también escribía con gran suficiencia y estilo. En una segunda etapa, durante 1985 volví a tener contactos con él cuando a través de mi amigo chileno Víctor Kleinkhop, realicé una serie de trabajos para “Las Últimas Noticias” de Chile donde ejercía la dirección de deportes.

El Estadio, ubicado en el sector oriente de Santiago de Chile, en la comuna deÑuñoa, con capacidad para 47 000 espectadores sentados, fue utilizado inicialmente a partir del golpe de Estado del Gral. Pinochet Ugarte como centro de reclusión de perseguidos políticos –principalmente comunistas-, a partir de 1973.

El placard del Estadio Nacional captado hace instantes. Ya está todo pronto para la fiesta. Las banderas de los países participantes, de la FIFA y el logo de Brasil 2014.

El placard del Estadio Nacional captado hace instantes. Ya está todo pronto para la fiesta. Las banderas de los países participantes, de la FIFA y el logo de Brasil 2014.

 

 


Etapa 13

0 - 2
Estadio Jardines
2 - 1
Parque Federico Saroldi
1 - 2
Parque Capurro
1 - 2
Estadio Juan Prandi
1 - 0
Estadio Luis Tróccoli
0 - 0
Estadio Antonio Ubilla
2 - 1
Complejo Rentistas
1 - 0
Gran Parque Central