Exclusivo: Entrevista con el Príncipe Ali, candidato a presidente de FIFA, que pidió diferir la elección del viernes

23 de febrero de 2016

A partir de hoy, tenfield.com inicia una cobertura especial sobre el acto electoral para decidir el próximo presidente de la FIFA. Marcado para llevarse a cabo el viernes venidero, en la jornada de hoy el Príncipe Ali, solicitó la postergación del mismo, a raíz de una decisión adoptada por la FIFA, que no aceptó que los más de 200 dirigentes que emitirán su voto, lo hagan en una cabina especial, totalmente vidriada, de modo que todos puedan observar la limpieza del acto. La cabina fue mandada construir especialmente por el Príncipe Ali y la entregó a las autoridades para su utilización. El ambiente está muy caliente en Suiza a raíz de todo tipo de denuncias. La FIFA decidió que ningún asistente al Congreso puede llevar consigo teléfono celular, a los efectos de evitar presiones y que éstos registren con el aparato fotografías, por ejemplo del voto que van a emitir.

La cobertura especial de tenfield.com desde Europa, está a cargo del especialista de temas vinculados con la FIFA, el franco-uruguayo Pierre Arrighi, que comienza su labor con una entrevista, justamente al Principe Ali bin Al Hussein.

Escribe: Pierre Arrighi

El príncipe Alí de Jordania se presenta por segunda vez a la presidencia de la FIFA. Su campaña se caracteriza por una serie de gestiones radicales que cuestionan el proceso electoral mismo: denuncia ante la Comisión electoral de la FIFA del pacto firmado entre las confederaciones de Asia y Africa por tentativa de violación de las reglas electorales; apoyo a Liberia en su pedido de reemplazo del presidente de la Comisión electoral, Doménico Scala, italo-suizo como Gianni Infantino, por posible conflicto de intereses; cuestionamiento oficial de la decisión de la FIFA de cortar fondos a la Conmebol y a la Concacaf; crítica de la táctica de los rivales «que utilizan los comités ejecutivos de las confederaciones para influenciar el libre voto de las asociaciones miembro».

En su programa «My vision for FIFA and Football», usted da a entender que todo es culpa de la FIFA. Se sabe sin embargo que la corrupción propiamente dicha fue el hecho de los dirigentes de las Confederaciones. ¿Quién, según usted, tiene la culpa de la situación actual?

No es correcto decir que la corrupción se limita a las Confederaciones. El presidente de la FIFA fue suspendido, el secretario general fue despedido, sancionado por segunda vez. El presidente de la UEFA también fue suspendido por sus arreglos con el presidente de la FIFA. La mayor parte de las acusaciones y de las suspensiones que ocurrieron tienen que ver con la Copa del Mundo, que, como se sabe, es el mayor torneo de la FIFA y su mayor fuente de dinero. Si bien es cierto que las Confederaciones no están ligadas a la FIFA por la ley, muchos de sus dirigentes forman parte del Comité ejecutivo de la FIFA y son dirigentes de la FIFA. La gente tiene que asumir la responsabilidad de sus actos. Pero por sobre todo, el punto importante es que dentro de una organización, el tono lo da la gente que ocupa los cargos más altos. Si los subordinados saben que ciertas acciones no van a ser castigadas, siempre va a haber algunos para hacer lo que no se debe. El liderazgo crea la cultura de una organización. Y en la FIFA, fue la falla del liderazgo lo que condujo a la crisis que tenemos hoy.

 Usted ha pedido la inmediata publicación del informe de García. ¿Qué piensa hacer si se constata que la elección del Qatar para el Mundial de 2022 presenta irregularidades?

Mi posición es que la decisión ya se tomó y a menos que se demuestre con una evidencia abrumadora un comportamiento criminal, el torneo de 2022 se realizará en el Qatar. Se ha llegado a un compromiso con la organización del torneo en invierno, y eso va a ayudar. Lo importante es que el Qatar trabaja ahora con la FIFA para garantizar el respeto de los derechos humanos y laborales. He reiterado mi llamado a que se publique el Informe García porque el nuevo presidente tiene que saber en qué se está metiendo, y el mundo del fútbol tiene que conocer exactamente qué pasó con las dos candidaturas en pugna.

Usted es vicepresidente de la Confederación de Fútbol de Asia (AFC) desde 2011. ¿Diría usted que bajo la presidencia de Sheikh Salman la AFC es una organización que funciona muy bien?

Fui elegido vice-presidente de la AFC, porque la gente apoyaba mis propuestas de cambio y una nueva manera de proceder. Fui uno de los primeros defensores del informe de PWC*, que cuestionaba la manera en que Mohamed bin Hammam dirigió la confederación, y que, como se sabe, planteó dudas sobre el contrato con World Sports Group y sobre muchos otros asuntos. Ahora parece que los contratos son más abiertos, pero nadie sabe realmente como fue organizado el proceso de llamado a licitación, lo que no deja de ser preocupante. Hace dos años que Sheikh Salman dirige la AFC. No creo que haya habido una gran mejora. Pero ya vendrá.

 ¿Porq criticó usted el acuerdo de cooperación firmado hace unos días entre la Confederación asiática y la Confederación africana?

Como ya lo señalé en su momento, no hay nada malo, en principio, en este tipo de acuerdos. El problema es el momento elegido, que hace de este pacto un intento flagrante de orquestar el voto en bloque de dos confederaciones.

¿Considera usted que el financiamiento de un candidato por una Confederación continental es legal o contrario a los estatutos de la FIFA (artículo 24)?** ¿Usted cómo financia su campaña?

Gianni Infantino, declaró que la UEFA contribuyó a financiar su campaña. El Comité electoral ad hoc de la FIFA pidió a todos los candidatos que declaren con exactitud sus fuentes de financiamiento. Cabe suponer entonces que el comité está satisfecho con lo que se declaró. En cuanto a mi campaña, está financiada por mi familia y por mis partidarios. Apenas iniciado el proceso electoral, transmití todas las informaciones necesarias al Comité electoral.

 En algunos países asiáticos las condiciones políticas afectan directamente al deporte y atletas. Su rival, el presidente Salman, ha sido acusado directamente por su responsabilidad en la situación de algunos clubes y jugadores bareníes, pero la Comisión de la FIFA se negó a estudiar el caso. ¿Qué propone usted para poner fin a estas situaciones?

En cualquier deporte, en cualquier parte del mundo, los atletas deben tener la libertad de ejercer sus funciones deportivas sin interferencias políticas y sin presiones. Más allá de eso, no voy a perderme en comentarios relativos a tal o cual caso individual. En aquél momento, el Sr. García consideró que las alegaciones iban más allá del campo de competencias del órgano de instrucción. Por mi parte, no tengo pensado reabrir el tema.

Usted propone distribuir más dinero de la FIFA para el desarrollo. Se le acusa de demagogia y de ignorar el hecho de que la FIFA tiene deudas considerables. ¿Cómo responde a esas críticas?

La verdad es que no veo bien a qué crítica se refiere usted exactamente. Pero lo que le puedo decir es que la FIFA puede darse el lujo de gastar más en el desarrollo. Cuenta con reservas de 1500 millones, y el programa de asistencia financiera se ha mantenido en 250 mil a lo largo de 20 años. Elevarlo a 1 millón por año para cada asociación nacional no solo les va a dar más recursos sino también más responsabilidad y autonomía. Mi enfoque es dar responsabilidad. Ya sé que este es un año de elecciones. Pero aún así, las promesas deben ser responsables.

¿Qué opina usted de los actuales planes de desarrollo de la FIFA? ¿Qué criterio piensa utilizar para la distribución del dinero de la FIFA?

La FIFA ha hecho algo bueno con los proyectos Goal, de eso no cabe duda. Llegó a nuevas partes del mundo. Pero a menudo la ayuda se politizó. Se la condicionó a cuestiones electorales o fue utilizada para instituir un sistema de promesas y de dependencias. La financiación no puede llegar con cuentagotas y generar una cultura de obligaciones. La FIFA necesita oficinas regionales fuertes, con un personal en contacto directo y permanente con la realidad concreta, capaz de comprender bien la región, de evaluar las necesidades y los requisitos, en lugar de esperar que en Zurich, un comité se reúna dos o tres veces por año. Solo las oficinas regionales puedan garantizar la adopción de un enfoque global y evitar situaciones absurdas como pagar al personal uno o dos años antes de que empiece el proyecto. Yo trabajé en el comité de desarrollo de la FIFA durante dos años, hasta que me apartaron. Pregunté abiertamente porqué más de la mitad del presupuesto de desarrollo se gastaba en viajes, en aviones privados, hoteles y cosas así. Está bien que la gente viaje si es necesario, y que el presidente de la FIFA inaugure algunos proyectos Goal. Pero con frecuencia estos proyectos fueron desviados hacia cuestiones ajenas a los intereses del fútbol.

En su programa, usted se expresa más bien contra el uso del arbitraje video. ¿Cuál es el problema si el juego se interrumpe 15 segundos para ver un video que sirve para tomar una decisión justa que no pervierte el resultado?

Mi actitud con respecto al uso de tecnología es abierta. Pero cualquier cambio debe ser examinado a fondo y discutido con todas las partes interesadas —los expertos, los jugadores y los árbitros—. También hay que tener cuidado de no cargar a los países en desarrollo con tecnologías costosas. Hay interrupciones naturales en el juego cuando se marca un gol, cuando se silba una falta o cuando un jugador es expulsado. Mi posición es que una revisión técnica es posible si no crea interrupciones más largas que las que ya existen de modo natural. No creo que estemos listos para reclamos y discusiones que duren varios minutos, y que corten el ritmo y la tensión del juego.

En 1924 en París, se jugó el «Torneo Mundial de Fútbol» organizado por la FIFA y dirigido por su presidente, Jules Rimet. Uruguay pide a la FIFA el reconocimiento oficial de dicha Copa del Mundo. ¿Usted estaría dispuesto a crear un comité de investigadores para trabajar sobre el tema?

No puedo comprometerme a nada sin saber más sobre aquella historia. Pero es un tema muy interesante. Uruguay tiene una historia de fútbol que lo llena de orgullo y de nobleza, y hoy en día tiene muchos buenos jugadores. Como primer anfitrión de la Copa del Mundo, ocupa también un lugar especial. Puedo decir con seguridad que estoy a favor de la Copa del Mundo de 2030 “de vuelta a casa”, organizada por Uruguay, con el apoyo de Argentina.

Usted es el tercer hijo del rey Hussein. ¿Qué papel ha jugado esa posición privilegiada en su accesión al cargo de presidente del fútbol de Jordania con solo 24 años de edad, en 1999?

Mi padre, Su Majestad el Rey Hussein, falleció en febrero de 1999, y fue una terrible tragedia para mi familia y para todo el mundo en mi país. Mi padre amaba el fútbol. Solía jugar a menudo, y le gustaba asistir a los partidos de fútbol en nuestro estadio nacional.  Iba muy seguido con él a la cancha. Fue un gran consuelo para mí sentirme capaz de empezar a servir a la familia del fútbol jordano ese mismo año. Sentí entonces que podía seguir el ejemplo que mi padre dejó a mis hermanos y hermanas, y a mí, dando lo mejor a los jóvenes de mi país.

* El informe PWC (PricewaterhouseCoopers) tiende a demostrar las amplias prácticas de soborno y corrupción desarrolladas por el quatarí Mohammed Bin Hammam durante los años de presidente de la AFC (2002-2011) y en particular, durante la campaña a la presidencia de la FIFA de 2011.

** El artículo 24 de los Estatutos de la FIFA establece que « solo las asociaciones miembro están habilitadas a proponer candidaturas a la función de presidente de la FIFA». El financiamiento de una candidatura por una Confederación plantea problema de las asociaciones que cotizan para ese candidato pero votan por otro, y puede ser interpretado además como la manera más sólida de proponer un candidato.

El Principe Alí cuestiona el proceso electoral en curso

Extracto del comunicado del 3 de febrero

«He leído informes según los cuales un portavoz de la FIFA anunció que la financiación de la Concacaf y y de la Conmebol ha sido suspendida con efecto inmediato. ¿Quién es ese portavoz? ¿Qué comité de la FIFA representa? ¿Quién tomó la decisión de castigar colectivamente a 45 asociaciones miembro por el hecho de que algunos individuos se comportaron mal? ¿Quién decidió coaccionar estos votos a menos de tres semanas de la elección? ¿Y quién exactamente va a decidir cuándo se restablecerá la financiación?»

Extractos del comunicado del 9 de febrero

«La elección presidencial no es para los candidatos, sino para las Asociaciones Miembro de la FIFA. Estas deben tener plena confianza en que la integridad de la elección está más que asegurada. Si una asociación duda de la imparcialidad del proceso electoral, sus preocupaciones deben ser tomadas en serio. La sugerencia de la Asociación de Fútbol de Liberia de que el jefe del Comité Electoral ad-hoc de la FIFA debe renunciar es una petición válida y de acuerdo con el precedente establecido hace exactamente un año, el 9 de febrero de 2015, poco antes del anterior escrutinio. Tomarla en cuenta, sería una señal de respeto hacia una asociación miembro y una indicación de que la FIFA tiene ahora altos estándares éticos.»

Principe Ali bin Al Hussein. EFE/ARCHIVO

Principe Ali bin Al Hussein. EFE/ARCHIVO


TORNEO CLAUSURA 2017