No importa como esté…¡está!

17 de enero de 2015
Autor: Jorge Crosa
Categoría: Columnistas

Hoy cumple años el más grande.

Y no es un año más, le llegan los 73 pirulos en falsa escuadra. Mal de salud, con un Parkinson destructor que lo ha tenido más en el hospital que en su casa.

Duele, lastima que un crack como Ali, Cassius Marcellus Clay, negando su participación a la guerra de Vietnam, estando preso y demás, se encuentre sufriendo por su salud.

Justo él, que el puso el talento a sus puños, a sus piernas, a ese baile increíble para un peso pesado, al “uno-dos” temible por su repetición y a la clase extraordinaria, del, para nosotros y el mundo, el mejor de todos los tiempos.

Lo recordamos en una pelea fantástica,el tercer combate frente a Joe Frazier que tuvimos la suerte de transmitir por radio y que fue sensacional por lo fiero, por la violencia y la impresionante entrega de sus protagonistas.

“Thrilla in Manila”, así se llamó y fue eso. Suspenso en Manila.

Fuerza, técnica, incertidumbre, riesgo, potencia, clase, cambios de golpes, una verdadera lección de boxeo al límite de Ali y Frazier, en el “bueno”. La primera la había ganado Frazier en el Madison el 8 de marzo del 1971 por puntos y muy bien.

La revancha fue para Ali el 28 de enero del 1974, también por puntos y se vino la tercera que el mundo deportivo consideró como la mejor en la historia.

El dinero dominó y el escenario fue Filipinas, en el Araneta Coliseum, Barangay Cubao, Quezon City, Metro Manila.

Toda una novedad. El presidente de Filipinas, Ferdinand Marcos, quería diversión para la población en un duro momento político y Don King, rápido e inteligente, vio una gran facturación. Y la logró, claro.

Todo fue peligroso, el lugar, la pelea, los golpes de Frazier y Ali, hasta que en el 13o. Ali lo conmovió con una combinación formidable, quedó atontado y agotado Frazier.

La campana sonó justo. Futch, el segundo de Frazier le advirtió que venía mal.

Salió al penúltimo y el fenómeno empezó a triturarlo pero también él estaba destruído.

Tanto que, al cierre de un round tremendo cercano los dos al KO, o por lo menos a la cuenta de ocho, Ali llegó al rincón y cuentan que le dijo a Angelo Dundee: ” Ya está, sacame los guantes, no va más …”.

Increíblemente, Eddie Futch, el DT de Frazier, ya le había dicho a Joe: ” Hasta aquí llegamos. Nadie se va a olvidar tu pelea de esta noche, te retiro, Joe”.

Y así fue. Insólito final, para la pelea, que el mundo considera, la más grande de todos los tiempos.

“Es lo más cerca que estuve de la muerte”, dijo Ali, en contrapartida.

Se imaginan, entonces, lo extraordinario del pleito, de la entereza de los dos, de la valentía, coraje y demás condiciones humanas y deportivas.

ADEMAS, ALFREDO EVANGELISTA, GRANDE ALFREDO …

El uruguayo también supo combatir contra este notable Ali y le hizo pelea. ” Es muy bueno, muy bueno, de verdad …” expresó Ali. 16 de mayo de 1977.

El botija del Villa Española, le dio muchísimo trabajo al campeón y fue vencido, es cierto, a los puntos, pero le soportó los ¡15 rounds!. Una marca formidable para la carrera del uruguayo.

También pasaron Alejandro Lavorante, el joven argentino, fallecido tempranamente y Oscar “Ringo” Bonavena por KOT 15, en el cierre del año 1970.

Y HOY …

Hoy, que el “más grande” cumple 73 años, queríamos recordar con alegría y enorme respeto ciertos aspectos de su carrera que transmitimos en una oportunidad con el querido Walter Billy por Radio Sport y en la otra, desde el Cilindro, por Radio Oriental, con Víctor Hugo.

Grandes momentos radiales y deportivos

Invalorable lo de Ali. Exultante.

Reflexión al cierre: ¿sabe algo? …no importa como esté …¡está!


SEMIFINAL - FINAL

1 - 2
Estadio Centenario
Ver fixture y posiciones