Oscar Ferro: “En el arco de un grande hay que sobrellevar el error; Goncalvez conoce a Peñarol como nadie”

18 de octubre de 2013

“En el arco de un grande hay que saber sobrellevar el error. Está bien cubierto con Danilo (Lerda) y Juan (Castillo)” dijo Oscar Ferro. El Gallego volvió a Los Aromos como entrenador del puesto que ocupó gran parte de su trayectoria en el club. “Goncalvez conoce a Peñarol como nadie. Me siento agradecido. Estar acá es como entrar al Vaticano…” dijo desde su nueva función. El viernes, táctico y concentración. El sábado a la cancha con El Tanque Sisley abriendo una nueva etapa.

Oscar Ferro, el "Gallego", volvió a Los Aromos como entrenador de arqueros en el cuerpo técnico de Jorge Goncalvez: "el arco de Peñarol está bien cubierto; para nosotros estar acá es como sentirse en el Vaticano".

Oscar Ferro, el “Gallego”, volvió a Los Aromos como entrenador de arqueros en el cuerpo técnico de Jorge Goncalvez: “el arco de Peñarol está bien cubierto; para nosotros estar acá es como sentirse en el Vaticano”.

“No imaginas lo que sentí en el camino a Los Aromos. Difícil de describir con palabras. Es como entrar al Vaticano…” exteriorizó Oscar Ferro, el “Gallego”, entrenador de arqueros en el cuerpo técnico de Jorge “Tito” Goncalvez. A los 46 años, desarrolló la misma función en juveniles del club. Sin embargo, la vuelta a primera en el cuerpo técnico compartido también con Nicolás Rotundo afloró los recuerdos de la historia en los aurinegros.

-La conversación directa con Danilo Lerda y Juan Castillo no pasaron alto, además del entrenamiento, en la concentración. El puesto en el centro de la polémica, tampoco. ¿A qué apuntando en el trato directo con ellos?

-“Hablamos con naturalidad. Me encontré con gente que le gusta trabajar y salir adelante. La disposición es muy buena”.

-¿Por qué tanta inestabilidad?

-“Es el fútbol en general. A mitad de temporada siempre se producen cambios. Surgen las transferencias y entonces no permite afianzar a los jugadores”.

-Castillo y Lerda pasaron, además del equipo en general, por la adversidad de los resultados y goles de esos increíbles.

-El arco de Peñarol está bien cubierto por Danilo y Juan. Los dos son de categoría. Era algo que pensaba cuando trabajaba con los juveniles, por ejemplo Aguerre y Guruceaga, a la distancia. Ahora, en el día a día reafirmo la convicción”.

-¿Qué pasa por la cabeza de un arquero cuando ocurren esos goles insólitos?

-“Son cosas que ocurren. Si vos repasar la historia y el fútbol actual, algún arquero se comió el gol tonto. Les pasó a los grandes. Esto es como decía el gran Chiquito Mazurkiewicz, verdadero maestro, el problema es que no te hagan quinientos… Yo me siento jugador, no sé más que nadie”.

“HOY LA PELOTA ESTA HECHA PARA QUE HAYA MAS GOLES”

-¿Cambiaron los tiempos?

-“No pasa por ahí. Cambió la pelota. Hoy está hecha para que haya más goles. Los arqueros deben adaptarse. En el arco de un grande hay que sobrellevar el error, vivir con eso. Está uno sólo, ese error tuyo termina en la red. Si sucede en otro sector pasa inadvertido”.

-¿Acaso la fortaleza mental es clave?

-“Hoy existe mayor exposición, por ejemplo, a cuando jugábamos nosotros. Fillol también hablaba de la volada al ángulo y el millón de goles bobos… Elegir el arco implica desde la pasión al amor al puesto. Es muy especial”.

-En los últimos tiempos a excepción de Sebastián Sosa no hubo otro surgido en el club que se haya afirmado. ¿Por qué?

-“A Seba (Sosa) le costó. Fue a Central Español en préstamo. Lo entrené. Sabía que era el mejor en quinta división. Se lo ganó. Es la situación de los clubes grandes donde depende de los resultados y las urgencias. Desde ese contexto pensaron en experimentados”.

-¿Qué sentís integrando el cuerpo técnico con Goncalvez, ex compañero en Peñarol?

-“Es mi amigo del alma y representa vivir un sueño también con Nico (Rotundo). Goncalvez conoce a Peñarol como nadie. Desde chiquito sabe todos los rincones por su padre, histórico de la institución. Pasó todo acá. Como técnico lo veo muy bien, con una oportunidad anhelada. Estoy agradecido porque confió en mí”. Oscar Ferro, el “Gallego”, el nuevo “guardián” del arco.

En Los AromosEl viernes de táctico y concentración ratificó el equipo del sábado ante El Tanque Sisley, en el Estadio Centenario: Danilo Lerda, Baltasar Silva, Damián Macaluso, Gonzalo Viera, Nicolás Raguso, Sebastián Piriz, Luis Aguiar, Fabián Estoyanoff, Emiliano Albin; “Tony” Pacheco y Jonathan Rodríguez. Marcelo Zalayeta (esguince de rodilla) y Joe Bizera (contractura) no están en el plantel. Jonathan Sandoval, contractura, también descartado. El zaguero Augusto Medina, ascendido de la tercera división, es la novedad del grupo designado. Juan Castillo, Miguel Amado, Marcel Novick, Ignacio Nicolini, Santiago Silva, Gabriel Leyes, Mauro Fernández y Carlos Núñez están entre los veinte.

500 de Pacheco… El libro de César Grobba, encargado de prensa de Peñarol, revela los 500 partidos de “Tony” Pacheco con la camiseta de los aurinegros. Repasa su trayectoria a través de 64 páginas donde recorre los 20 años en primera. Los juegos más salientes, desde su debut, el primer gol clásico, los cinco a River Plate, imágenes y datos estadísticos. La nota central al protagonista y otra a Gregorio Pérez que lo ascendió a primera. Crónicas de los diarios de la época y reproducciones de tapas. Está a la venta en todos los locales Redpagos del país a $130.


SEMIFINAL - FINAL

1 - 2
Estadio Centenario
Ver fixture y posiciones