Pensando…

1 de noviembre de 2012
Autor: Jorge Crosa
Categoría: Columnistas

 

Es tiempo de la Navidad y el cierre del año.

Son momentos especiales que vive el mundo, para consigo mismo.

Se desea lo mejor, en un costumbrismo metódico.

Pero no siempre es así.

Sigue existiendo enormes diferencias de convivencia, de los de abajo, de los que no hay noticias y cuando las hay, éstas no son buenas.

El mundo no iguala, por el contrario, sigue separando.

Y no estoy pensando en el deporte, sino en las graves situaciones que se presentan a diario.

La masacre de chiquilines, de 6 y 7 años, más varios adultos, asesinados por  una bestia humana en Newtown, Connecticut, es un golpe feroz que conmueve los cimientos de la existencia.

El mundo jamás le encontrará explicación.

NOTICIAS QUE DUELEN …

Citamos otros aspectos del acontecer mundial.

Europa y la grave continuación de su crisis.

Los millones de africanos sentenciados a la baja y sin solución, los dramas cotidianos que no cesan y se reproducen cada vez con mayor frecuencia.

América y su intento por salir de las enormes diferencias de todo tipo, económicas, sociales, políticas, culturales.

El Medio Oriente en conflicto latente.

Como que todo lo malo avanza y todo lo bueno, se estanca o va lento.

Igualmente, por éstas fechas, la fuerza del espíritu hace que la sonrisa aparezca, en los lugares que conocemos o nos hacen ver y algún sector del mundo festeja.

No es, la nuestra, una visión pesimista de la festividad mundial.

Es la realidad. La que vivimos todos.

Mal, bien, regular, así nomás, como se pueda. Pero la seguimos.

PELEANDOLE A LA INJUSTICIA

Lidiando con las injusticias, con los poquitos momentos felices, pero, mire, tanto usted, que tiene la tolerancia de leernos, como nosotros, continuamos la carrera.

“Está bravo”, “cada día peor”, “se perdió el respeto”, “antes no era así …”.

Frases que ya nos acostumbramos a escuchar.

Sin embargo, al ver las sonrisas de los gurises, en ocasión de la despedida del año escolar,  de los que se van, adolescentes ya,  de los que empiezan el camino, los botijas, uno cambia. Nos transformamos y apoyamos el movimiento de los optimistas.

Porque así debe ser.

Siempre fue duro, complicado, insostenible, atravesado, imposible …

Hablo del sendero de la vida.

Entonces, cuando llega éste momento en que el mundo, creyente o no, se une para algo y surge un abrazo espontáneo, renovamos la fe.

Los problemas seguirán, las injusticias también, los dolores, las enfermedades, la pobreza, la desigualdad.

Todo continuará y nos dirán que se hace lo posible por cambiar el panorama.

Si decimos que no es así, no le dejamos ninguna ilusión a los jóvenes para emprender la lucha.

Si decimos que sí, no es verdad.

La disyuntiva entre lo que puede ser y lo que es.

SUS OJOS PREGUNTONES …

Entonces, me quedo con la inocencia del niño, con sus ojos preguntones, con las expresiones sinceras de sus gestos,  con sus sonrisas francas, que son la fuerza del alma.

Con el carné y el concepto de la maestra, tan clásicos, tan queribles, tan recordables.

Es una pausa, querido amigo, que ellos nos transmiten. La escuela, el beso de la docente, el abrazo de la familia, el adiós y la bienvenida.

Así sentimos por éstos días.

Queríamos compartir nuestro pensamiento.

De fútbol, hablamos siempre.

De la vida, no tanto como quisiéramos.

Lo mejor para usted y su familia.

 


SEMIFINAL - FINAL

1 - 2
Estadio Centenario
Ver fixture y posiciones