Me preocupa un tema del que nadie habla: el juez

21 de marzo de 2013

Un árbitro muy joven, de apenas 33 años, fue designado para dirigir este Uruguay-Paraguay de “vida o muerte”. Lo lógico, lo que venía como anillo al dedo, era un juez de Brasil.

El único partido que Roldán le arbitró a Uruguay. Empate con Perú en la Copa América 2011. Allí se lo ve anotando algo delante de Godín mientras un peruano consuela a Lugano.

El único partido que Roldán le arbitró a Uruguay.  Empate 1:1  con Perú , en San Juan, en la Copa América 2011. Allí se lo ve anotando algo delante de Mauricio Victorino mientras el peruano Vargas contiene a Diego Lugano.

En la mañana siguiente al fallecimiento de Luis Cubilla, recordando con mi amigo Sergio Gorzy en “¿Vd. qué opina?” por Radio Sport, la inmensa figura futbolística del “Negro”, leí una frase de su propia biografía que narró para “Estrellas Deportivas” en “El Diario”, en 1977. A raíz de la experiencia que Cubilla vivió con la camiseta celeste en México’70, expresó: “Me agarré una bronca bárbara en ese torneo. Uruguay estaba para conquistar la Copa del Mundo, pero los dirigentes nuestros no comprenden que los partidos se juegan adentro y afuera de la cancha”.

         ¡Gran verdad! Fue mi primer mundial. Los episodios a los que refería Cubilla, los viví como testigo periodístico en ese torneo, integrando el equipo deportivo de Radio Sarandí que lideraba Carlos Solé. En el último partido del grupo entre Uruguay y Suecia, la FIFA cambió el día anterior el juez aduciendo “sospechas” de la honorabilidad del árbitro designado. Ganaron los 1:0 los suecos. Luego, la semifinal entre Uruguay y Brasil estaba marcada para ser disputada en el estadio Azteca de México. Así lo establecían todos los folletos, calendarios, informaciones y todo el material de prensa difundido desde años antes. La FIFA apoyando a Brasil miró la letra chica y cambió el partido de sede. Lo fijó en Guadalajara donde Pelé y sus muchachos disputaron todos sus encuentros; donde Brasil era local; donde el sol y la temperatura lo favorecían, perjudicando a Uruguay que bajaba de la altura de México a la que estaba aclimatado. Ganó 3:1 Brasil y los celestes se perdieron la oportunidad de llegar a la final.

“Los partidos se juegan adentro y afuera de la cancha”, decía Luis. Y tenía razón.

¿A qué vienen estos antecedentes históricos? ¿Qué relación tienen con el esperado partido que disputarán Uruguay y Paraguay en el Estadio Centenario?

Me preocupa  la designación del joven juez colombiano Wilmar Roldán para dirigir ese trascendente cotejo. ¡Un tema del que nadie habla, ni se escribe, ni opinan!

Este enfrentamiento entre charrúas y guaraníes es una final. Inclusive es “más final” para Paraguay que para los celestes. Si los albirrojos pierden se despiden de Brasil 2014. De ocurrir ese hecho estaríamos ante una catástrofe para el fútbol del país donde tiene asiento el gobierno del fútbol Sudamericano. Son diversos y muy variados los motivos que llevaron a que Paraguay haya logrado clasificarse en forma consecutiva para los cuatro últimos mundiales. En un cuarto de siglo los albirrojos no faltaron a ninguna cita de este tipo. ¡Qué curioso! Desde hace 25 años la sede y el poder del fútbol de América del Sur está radicado en Asunción. La Presidencia de la Confederación y de la Comisión de Arbitraje, en todo ese tiempo ha estado en manos de los paraguayos. ¿Que sus logros deportivos han estado respaldados por grandes equipos? ¡Sí señor, es así! Pero como decía Martín Fierro en este asunto vale aquello de “hacéte amigo del juez…” Aclarando que se refería a los magistrados y no los árbitros de fútbol. Aunque los dos, cada uno en su ámbito, imparten justicia.

El Uruguay-Paraguay que se va a jugar en medio de semejante presión por ser un partido “de vida o muerte”, venía como anillo al dedo para que el juez escogido fuera un brasileño. Por no participar de las eliminatorias, los árbitros norteños aparecen envueltos de una asepsia importante. Sin embargo, la Comisión de Arbitrajes de la CSF escogió a un colombiano. Un colombiano muy joven, que llega a dirigir este encuentro en inmejorable situación para que esos “humanos errores” tengan sobrada justificación. En caso que ocurran, claro…

Roldán tiene apenas 33 años. “Sin Ruiz en el camino Roldán se ha convertido en el árbitro de mayor proyección de la Conmebol, es joven tiene mucha experiencia en el panorama nacional e internacional, en su carrera que a este nivel comenzó en el 2008”, opina el sitio de internet que analiza a los jueces del continente.

¡Estamos ante un “pichón de Ruiz”! ¿Lo recuerdan? Amigo de hacer favores a brasileños y paraguayos –especialmente a los primeros-, fue un verdadero azote del fútbol uruguayo. Entre otras cosas que nunca le perdonaremos a Ruiz, fue haber impedido con un doble error que estuvo muy lejos de ser “humano” –lo concretó con premeditación y alevosía-, que Uruguay le ganara a Brasil 1:0 en Maracaná por las Eliminatorias para Corea-Japón 2002. ¡Era el primer triunfo de la celeste ante el dueño de casa, en esa mítica cancha, desde aquel de 1950! Un penal inventado a poco del final a favor de Brasil y un increíble offside cobrado después que el dueño de casa empató con ese penal mal sancionado, cuando Darío Silva se escapó sólo y quedó cara a cara con el golero para convertir el segundo tanto, lo impidieron.

Hoy, después de una década de aquel episodio, Wilmar Roldán, este “pichón de Ruíz”, llega a dirigir este Uruguay-Paraguay, en situación inmejorable para justificar un “error humano”. Veamos…

Como antecedente inmediato para que figure en su cuenta corriente un crédito a favor del fútbol uruguayo, está su actuación en el cotejo entre Nacional y Toluca en México. Ganaron los albos 3:2 con un arbitraje que estuvo lejos de ser “localista”. Después de este encuentro, para reafirmar su “chapa” de imparcialidad y protección al visitante, figuran sus últimos dos arbitrajes internacionales: San Pablo y Arsenal empataron 1:1 en la ciudad paulita y Newell’s le ganó a Universidad de Chile 2:0 en Santiago. Sin embargo, en los otros cuatro partidos anteriores que arbitró en este año por la Libertadores, siempre ganó el local. Como que viene preparando el terreno. ¿A qué obedece ese viraje en los últimos tres cotejos?

Con la selección celeste Roldán casi no tiene antecedentes. Arbitró una sola vez. Por la Copa América, en Mendoza, en el empate 1:1 con Perú. Y tampoco tiene mucho pasado con Paraguay, aunque es para tenerlo en cuento. Condujo un solo partido, en el 2009, por la eliminatorias para Sudáfrica 2010. Fue en Quito. Paraguay logró un trascendente empate 1:1 jugando de visita en un partido difícil. Ese puntito en la altura sumó, y mucho, para los guaraníes clasificaran al mundial.

Mi abuela siempre decía que “hay que curarse en salud”. ¿Estos antecedentes habrán sido tenidos en cuenta por nuestra Asociación? Recordando la exacta opinión del extinto Cubilla, ¿habrán tomado medidas para jugar este partido afuera de la cancha buscando que no favorezcan a Uruguay, sino que sean tan solo imparciales?

Insisto. El juez para este partido de “vida o muerte”, era un brasileño. ¡Pero un Presidente paraguayo de la Comisión de Árbitros, designó a un colombiano! Mmmmmmm…

        


Etapa 14

15:00
Estadio Luis Franzini
15:00
Parque Artigas
15:00 - VTV
Estadio Domingo Burgueño Miguel
15:00
Parque Viera
15:00
Complejo Rentistas
15:00 - VTV
Parque Osvaldo Roberto
18:00 - VTV
Estadio Campeón del Siglo
15:00
Estadio Belvedere