Ver todas las notas
de Atilio Garrido

Luis Suárez con la caña de pescar

20 de junio de 2018

Otra vez Luis Suárez se robó las cámaras de la televisión con su actuación.

La victoria y clasificación de Uruguay a los octavos de final de Rusia 2018 le pegó otro empujón al carro de la ilusión en el que está embarcado la gran mayoría de los compatriotas y, también, el periodismo. Una frase que podría definir claramente lo ocurrido en la noche sofocante de calor en Rostov, debe surgir de la adaptación de otra a la que suele apelarse cuando el triunfo no llega jugando bien. En esos casos se afirma que “jugamos como nunca, perdimos como siempre”. Ayer el victorioso Uruguay “jugó como siempre y… ganamos”.

Ahora, mientras aguardamos el cierre del grupo A donde Uruguay debe enfrentar a Rusia con todo su poderío, con las grandes estrellas que posee mentalizadas para volver a ganar, paso a analizar el rendimiento que a mi juicio merecieron los 14 jugadores uruguayos que vencieron 1:0 a Arabia Saudita.

Fernando Muslera (7). Transcurrió para el golero del Galatasaray otra tarde tranquila aunque con mayor actividad que la del día del debut frente  Egipto. En el primer tiempo desvió acertadamente al córner el único remate peligroso que ejecutaron los árabes sobre su arco. En otras intervenciones acertadas salió a cortar varios centros, actitud en la que se observan progresos. En esta incidencia trabajó durante el calentamiento previo con Celso Otero.

Guillermo Varela (5). Le cuesta levantar su nivel de juego. Ante Arabia Saudita disminuyeron sus escaladas por el lateral en busca del desequilibrio atacante. Tampoco en la marcación apareció solvente generándose por su lateral las pocas incursiones de cierto peligro que ensayaron los rivales.

José María Giménez (7). Impecable tarea. Certero en el quite mano a mano así como también en la defensa de su área por alto. Exhibe, además, un gran dominio de las incidencias. En una jugada en el segundo tiempo advirtió que si arriesgaba la acción en busca del despegue podía cometer penal, optando por aguardar el desenlace de la jugada in arriesgar. Participó nuevamente en el gol de Uruguay al ir a buscar el córner ejecutado por Sánchez, distrayendo a su marcador que no pudo controlarlo.

Diego Godín (8). Aunque sin el notable rendimiento del debut, seguramente que afectado por el calor y la poca exigencia del rival, se dedicó a custodiar la zona defensiva dominando por completo las acciones. Buscó el juego aéreo en las ejecuciones de faltas a favor de Uruguay. Luchando con el defensa árabe en el córner elevado por Sánchez abrió los espacios para que Suárez convirtiera el único gol.

Martín Cáceres (7). La solvencia que exhibe determinó que por su lateral los árabes no se animaran. Trepó constantemente al ataque, aunque en varias ocasiones le faltó discernimiento para definir con acierto los avances.

Carlos Sánchez (7). Levantó el rendimiento individual. Controló la zona derecha de la cancha uruguaya en la marcación e intentó proyectarse siempre al ataque con suerte dispar. Ejecutante de los tiros libres, nuevamente de su pierna derecha partió el perfecto centro pasado al segundo palo en el córner del primer tiempo que culminó en el único gol del partido. Exhibió cansancio siendo sustituido.

Nahitan Nández (7). Ingresó por Sánchez en momentos en que el equipo oriental se mostraba desorientado. En esos ocho minutos finales aportó mayor capacidad de marca y acertado control de la pelota. No intentó subir por la zona derecha manteniéndose con criterio en su puesto para no generar huecos en el medio campo, cuando era necesario asegurar el resultado.

Matías Vecino (5). Contra Egipto, partido disputado con baja temperatura, dejó el campo algo cansado. No mostró recuperación en ese aspecto. Trató de liderar el juego basado en el correcto toque de la pelota reiterándose en entregas improductivas. Al comienzo del partido colocó un buen pase profundo para Cristian Rodríguez generando la primera situación de peligro favorable a Uruguay.

Lucas Torreira (6). Entró junto con Laxalt en la última media hora del partido que ingresaba en una zona difícil. Su expresión de juego tuvo algunos aciertos dejando la sensación de no sentir el peso del debut en la copa del mundo. Intentó un remate que salía muy desviado –pegó en la humanidad de Cavani-, dejando la sensación que puede rendir mucho más.

Rodrigo Bentancur (6). Sumó todos sus esfuerzos al toque de la pelota en forma permanente aunque esterilizándose al recurrir al pase hacia atrás en lugar de la búsqueda hacia adelante. No se destacaron en su labor intervenciones profundas y peligrosas.

Cristian Rodríguez (6). Titular desde el comienzo arrancó positivamente con una penetración al minuto bien resuelta con pase de gol para Suárez. Paulatinamente su labor se fue desvaneciendo mostrando síntomas de evidente cansancio. ¿Un síntoma? Las medias caídas. El intenso calor también lo perjudicó.

DIEGO LAXALT (7). Su presencia en el campo mejoró la tarea defensiva por la zona izquierda del medio campo, así como también la proyección ofensiva con varias incursiones por ese lateral. Demostró que puede aportar valores de interés por esa zona del campo.

Edinson Cavani (5). Bajó su rendimiento. Es probable que el intenso calor contribuyera para la disminución evidente de su juego. Se destacó por un jugada en la segunda etapa cuando envió un gran pase por alto para Carlos Sánchez que entraba por la derecha, marrando el cabezazo cuando la chance de convertir el segundo gol y cerrar el partido era clara.

Luis Suárez (8). Excelente aparición en el área de Arabia Saudita para recibir el tiro ejecutado por Sánchez desde el córner y marcar el único gol del partido. En esa ocasión Suárez estuvo con la caña de pescar en el área resolviendo la incidencia con facilidad. Antes y después buscó permanentemente desequilibrar en el ataque sin que el éxito lo acompañara. De todas maneras, la sumatoria de sus acciones lo despegan del resto de los integrantes del equipo para ser destacado como el mejor jugadores de Uruguay en la jornada.