“Y el abajo que se mueve”

3 de junio de 2017
Autor: Ariel Longo
Categoría: Columnistas

Nunca estuve de acuerdo con los cambios  de denominación.

Fue como haberle arrancado las raíces.

Hoy se le llama a la Intermedia;  Segunda B Amateur. Habiendo pasado en algún momento a denominarse  como la C. Es decir que  esa divisional ha tenido 3 bautismos.

En épocas de esplendor de fútbol y público uruguayo, había Primera división, la B, la Intermedia, Extra A y Extra B.

Ariel Longo y Fernando Morena. Detras el brasileño Jair. Peñarol-Miramar Misiones con mucho público.

El nombre de Intermedia implica BARRIO.

Fui  “del montón”;  pero jugué casi 20 años, profesional. Lo hice en la A, en la B, en la Intermedia y en el interior (O.F.I).

Cuando la base es “ancha” todo tiene, más chances de elección.

Comenzó la Segunda B Amateur con 15 equipos, y con características diferentes a otros años, en cuanto a expectativa.

La primera impresión que se nos viene, es que el “barrio” está presente, ya que a los tradicionales actores principales y luchadores de la divisional se les sumaron clubes que reaparecen dentro de A.U.F después de mucho tiempo.

Uno campeón uruguayo (Bella Vista) y otro que sacudió el mundo futbolero (Huracán Buceo) con estadios llenos y con un “pueblo” de gente que lo seguía.

Acompañando a este dúo hay  otro que supo ser campeón en la máxima categoría en un torneo corto (Apertura 2005) e incursionó  en la Copa Libertadores de América, Rocha FC.

Pero no es menos el esfuerzo del resto. Algunos como el decano de nuestro fútbol, el Albion, más Basañez, Uruguay Montevideo, Salus, La Luz, Colon (que tiene sobre sus espaldas ser de 1907 siendo el quinto club en existencia de nuestro fútbol teniendo 110 jóvenes años, y que también lo supe defender 2 años), Platense que son marca registrada en años como protagonistas y donde este año apuntan alto. Otros no con menos méritos pero con la misma ilusión y el mismo sacrificio; Potencia, Parque del Plata, Halcones y “el viejo” Artigas, serán activos contendores de un anhelado ascenso.

Alto Perú campeón 1979. Ariel Longo de izq. a der. parado el quinto siendo el golero Celso Otero, actual entrenador alterno de la selección mayor de Uruguay. Observese la cantidad de público.

Dejo para el final, a un equipo que simboliza el esfuerzo, la lucha, el sacrificio de esta divisional y el que el aficionado del fútbol pueda decir y no se explica………. ¿cómo hacen? Sin cancha, sin sede, extinguidos prácticamente sus seguidores, casi acéfalo de directivos, y no faltan a ninguna temporada; como lo es Alto Perú, el querido Alto Perú. Donde supe jugar, ser campeón,   ser su capitán y palpar aun en aquellos tiempos, todo el andamiaje de un barrio detrás de un equipo, cuando tenían su cancha, su sede, su tablado, que generaba nuestros “recursos” para unos cuantos meses en conjunto con los famosos “campeonatos nocturnos”. La “Potota” el “Chato”, seguidores símbolos indivisibles de la enseña roji-negra y los clásicos con otro grande; Basañez.

Comenzó la antigua Intermedia con características distintas, atractivas y que amplían la base de nuestro fútbol; que sin duda llevara más gente a las canchas. Recuerdo haber jugado en la A con mucho público y también en la B o la Intermedia, abarrotado de gente.

Esta divisional simboliza, creo,  lo que  es ser emblema del amor a la camiseta, motivo este que es indisoluble de triunfos del fútbol uruguayo.

Todas las divisionales de nuestro fútbol tiene su cuota de sacrificio y pundonor, sin duda, pero esta reúne todas las condiciones.

Allá abajo hay mucho ruido y amor por lo que se hace, de todas las  partes que la componen.

Y como la canción de Mario Benedetti en letras y musicalizado por Héctor “Numa” Moraes; interpretada para la posteridad por lo extraordinarios “Los Olimareños”, Cielo del 69, donde en una parte cantaban con mucha calidad y fuerza…………” y el abajo que se mueve”.


SEMIFINAL - FINAL

1 - 2
Estadio Centenario
Ver fixture y posiciones