“YO NO ME VISTO; ME TAPO”

5 de agosto de 2018
Autor: Ariel Longo
Categoría: Columnistas

Ariel Longo. Colummista.

Peñarol contrato a Diego López como su entrenador principal para afrontar los torneos siguientes de esta temporada.

Siendo jugador de River Plate nuestro, integró y fue campeón sudamericano en Copa América de 1995, con el Uruguay dirigido por el inolvidable Héctor Núñez.

Luego de 1996 emigró a Italia, para jugar en Cagliari, para no retornar a nuestro país y hacerlo ahora para comandar al aurinegro, en su calidad, ahora, de entrenador.

Se retiró, como jugador, en el 2010,

Comenzó su carrera de entrenador en Cagliari (2013), pasó al Bologna, continuo en Palermo y retornó al Cagliari.

Jugó 12 temporadas en Cagliari y eso le dio “la espalda” para estar dos veces  como entrenador en el equipo de Cerdeña. Hasta este presente en los aurinegros.

Siempre se dice que Europa está por encima de Sudamérica en muchos aspectos, pero hay una raíz que nos identifica…………mientras que Europa nos envía libros de futbol nosotros le enviamos jugadores.

A lo largo de la historia del futbol, en el tema entrenadores hubo diferencias sustanciales en los estilos; siendo uno de los tantos puntos diferentes, la vestimenta. Ellos nunca abandonaron su “porte”, aunque ahora están apareciendo algunas vestimentas informales, en ellos.

No crean los jóvenes que  en este lado del Rio de la Plata, estuvimos ajenos a esa parte de la imagen.

El saco, la corbata, y hasta el traje identificó también a los entrenadores nuestros hasta más o menos la década de 1970, luego cayó en desuso y fue motivo de critica porque “en Europa son señores los entrenadores”; era el clamor popular, sobre todo por esa apariencia quedando en otro plano, el principal; el estilo, funcionamiento, efectividad y juego del equipo.

No es que se haya dejado de usar por aquí, los trajes, pero no fue lo que era antes, con el paso de los años.

Pero ya entrado el nuevo siglo entró “una camada nueva” de entrenadores que retomaron el tema de la vestimenta, donde aparecen colores más vivos, combinación y trajes espectaculares; que en definitiva era el clamor popular para poder igualar la prestancia del  europeo, y no “el barrio, la feria, el carnaval, el mate”;  que siempre nos acompaña a los uruguayos.

Pero una de las cosas importantes, la más,  es como te manejas en el “pizarrón verde” y en el vestuario, además de la vestimenta.

A mí en lo particular siempre me ha gustado lo deportivo. Opción que utilizan muchos colegas y también muchos entrenadores eligen   el traje o saco; o en todo caso de particular, en forma pulcra. Es cuestión de gustos, ajenos a tu capacidad.

Diego López, el técnico de Peñarol.

Ahora aparece Diego López con una vestimenta acorde adonde se formó, en algunos partidos; ya que ha optado por lo deportivo y alterna con un vestir “a lo europeo” según su entender y su gusto.

Sin embargo en lo deportivo; los resultados hasta ahora no lo han acompañado en sus primeras presentaciones, pero ya  en su último partido ganó de visita a River Plate.

Pero ocurre algo extraño, antes de comentar o analizar por parte del periodismo, la actuación del equipo; se han encarnizado en cómo se viste el entrenador carbonero, cuando no usa el deportivo, y eso es una cuestión  de gustos, donde muchos de “los Torquemada” (sin ninguna alusión a Pedro el gran amigo Profe que está en Guatemala) usan lentes de patillas de colores, pañuelos al tono, pantalones chupines, zapatos de punta, y alguna tinta.

El estilo es respetable y no hay nada que decir porque son gustos, de la misma manera que el conductor aurinegro.

Donde hay que poner la mira es si el comentarista hace su tarea, de la misma manera que el entrenador cumple la suya, aunque estén “de alpargatas”, por poner un ejemplo.

El Profesor José Ricardo de León me decía; “si a UD le preguntan de buena manera y con argumentos tiene un solo camino; contestar con altura fundamentada”.

Pero si le preguntan de mala manera, o con doble intención; sin fundamentos, UD tiene dos caminos y uno es el que ya le comenté;   el otro es devolver la moneda; idéntica, donde se puede utilizar la ironía, la astucia o los tapones intercambiables”

Esta reflexión del extraordinario entrenador nuestro, viene al caso de que vestirse de una manera está bien sea cual sea la indumentaria, respetando a sus directivos, a sus jugadores, a la prensa en general y al público; porque el verdadero “traje” es el equipo jugando.

Y como mensaje final el entrenador campeón de América y del mundo con Nacional (1971) Washington “Pulpa” Etchamendi, estando en Colombia al frente el Deportivo Cali y poco antes de fallecer en un reportaje incisivo de un periodista de la cadena Caracol, donde le pregunta era porque se vestía tan mal, el entrenador campeón del mundo le responde, utilizando la vieja sabiduría o legado que nos dejaron aquellos extraordinarios referentes………

”Yo no me visto; me tapo”.


SEMIFINAL - FINAL

1 - 2
Estadio Centenario
Ver fixture y posiciones