Home   »   Selección

Borrás: “El Mundial del ’86 lo ganó Grondona”

Omar Borrás, a los 90 años, el DT que dirigió a la selección en el mundial de 1986, recordó el partido con Escocia, con Grondona como veedor, los suspendidos y su trayectoria celeste.


Omar Borrás, histórico entrenador de la selección, hoy a los 90 años.


8 mayo, 2020
Selección

El profesor Omar Borrás, a los  90 años, fue entrevistado  el  viernes  en el programa “100% Deporte”, de Sport 890. Su historia celeste, de entrenador Campeón de la Copa América 1983 –no se obtenía desde 1967- y el mundial de México 1986. En la entrevista, Borrás se refirió a sus decisiones, a la influencia de Julio Grondona, ex presidente de AFA, a los suspendidos de Uruguay antes de enfrentar a Argentina, al periodismo “severo” de antes y al “contemplativo” de la actualidad. También recordó su impulso a Tabárez y resaltó la historia del fútbol uruguayo.

 

“Estoy bien, mi señora me cuida mucho. Tengo 90 años y el próximo mes cumplo 91. El coronavirus es claro, no hay solución por parte del virus. Está infectando y va a seguir por un tiempo. Nosotros no tenemos con qué defendernos en este momento. Lo que podemos hacer es una adaptación para vivir con el virus hasta que aparezca una vacuna»

 

“El mundial  de 1986 lo ganó Grondona –ex presidente  de la AFA-, porque vio el fuerte uruguayo de los dos laterales fabulosos: Víctor Diogo y José Batista. El señor Grondona fue el veedor del partido con Escocia, antes de enfrentar a Argentina en octavos de final. Batista fue expulsado por el árbitro francés Quiniou, y Víctor Diogo tuvo la segunda amarilla antes de jugar ante Argentina. Los dos quedaron suspendidos. Me sacó a los dos laterales. Nosotros sabíamos que si teníamos un tiro libre a favor, con Batista era gol. Mandábamos a los laterales al ataque. Me criticaban por eso».

 

“El periodismo en ese momento era mucho más severo, no como ahora, que son contemplativos. Un dirigente de FIFA me aconsejó que, si quería ser buen técnico, me aislara. No me dejaron respirar. ¿Quién trajo a Darío Pereyra? Omar Borrás y nadie más. Sabía de su calidad. Hicimos una gira previa al Mundial de México 1986 para conseguir  dinero, y había dicho que el que no jugara no iba a la Copa del Mundo. Sin embargo, lo cité porque sabía  de su calidad”.

 

“Rubén Paz era un excelente jugar, pero estuvo con fiebre alta en la previa a Argentina. Había rebajado una cantidad de kilos. Era su regreso. En el intervalo, le dije a Luisito Ayala, el ayudante técnico: ‘Vamos a poner a Rubén Paz’. Me dice: ‘Si jugamos al alargue, no va a estar en condiciones, esperemos hasta los quince minutos´”.

 

“El fútbol uruguayo tuvo éxitos en la pobreza. Estuve mirando un resumen muy bueno en VTV, que me encantó, de  1924, ‘28, ’30. Esos jugadores tenían que trabajar para entrenar. La Copa América no se ganó por mucho tiempo, hasta 1983. Me tocó dirigir en una y la gané. Un día vino el tesorero de la AUF y me dijo: ‘Omar, no te podemos seguir  pagando y tenemos que seguir contigo porque sos ganador, rebajate el sueldo’. El honor era ser técnico  de la selección. Los jugadores de fútbol también sentían eso: ser dignos de poder integrar una selección. Ahora es otra historia”.

 

 

“Tabárez y Otero nacieron como ayudantes míos. Un día les dije a los dirigentes: ‘Tráiganme a Tabarez’. No les gustó, porque dirigió un año a la cuarta división de Bella Vista y lo habían dejado cesante. Lo traje como ayuda disciplinaria para organizar. Otero estaba conmigo en Central. Los dos son como hijos míos”.