Home   »   Primera

Defensor sacó pecho en el clásico

Con goles de Agustín Sant'Anna y Andrés Ferrari -golazo de pecho-, Defensor se llevó el clásico ante Danubio en el Franzini y llegó a su cuarta victoria consecutiva. La fiesta fue toda violeta.




Agustín Sant' Anna y el desenfrenado festejo de gol para Defensor Sporting. Se suma Facundo Labandeira.


17 julio, 2022
Primera

«La violeta, la violeta», los hinchas de Defensor Sporting explotaron de alegría con el pitazo final del árbitro Mathías De Armas. No es para menos, el equipo de Marcelo Méndez logró su cuarto triunfo consecutivo, le ganó merecidamente a Danubio en una nueva edición del clásico y supo controlar con acierto el sofocón del rival en el final, que descontó y se puso a un solo gol del empate. Los goles de Agustín Sant’ Anna y el del juvenil Andrés Ferrari, con notable definición, sellaron el gran triunfo. 

 

Danubio dio el primer anuncio con un remate de Sosa que obligó a la gran tapada de Rossi para evitar la caída de su valla. Con el paso de los minutos, Defensor comenzó a ganar en protagonismo. Arañó el gol con el cabezazo de Mallo, pero Conde con buenos reflejos logró impedir la conquista.  El violeta logró romper la paridad a los 37 minutos de juego. Alan Maturro dio el pase largo, el quede fue total de la defensa danubiana y Agustin Sant’ Anna con certero golpe de cabeza puso la apertura en el score. 

 

 

En el complemento el partido se hizo más abierto, un trámite de ida y vuelta con llegadas continuas. Defensor tuvo la gran chance de aumentar con el penal de «Rocky» Balboa, pero no pudo dar el golpe de nocaut porque la pelota se estrelló en el palo. Pocos minutos después si, llegó al buscado segundo gol. La definición de Andrés Ferrari fue exquisita, de pecho para dejar sin asunto a Conde. 

 

El pundonor de Danubio y las ganas de rescatar al menos un punto en la visita al Parque Rodo, le dio dramatismo al final con el gol del interminable Ignacio María González. Los franjeados, se pusieron a tan solo un gol del empate. Defensor logró controlar bien la exigua pero anhelada victoria. El festejo al final fue todo de color violeta.