La décima Yarda

Bienvenidos a “La Décima Yarda”, en esta columna vamos a comenzar a analizar las bases del deporte de las tacleadas para que pueden adentrarse en los secretos del maravilloso Football Americano.


El Football Americano en pleno juego.


8 febrero, 2020
Football Americano

 

«El Football Americano nace hace bastante más de 100 años, pasados un poco la mitad del siglo XIX, cuando comienzan las primeras divergencias desde el rugby y el soccer que se practicaba en los Estados Unidos de esa época. El primer partido fue entre las universidades de Rutgers y Princeton en 1869.

 

Poco a poco comenzó a tener más adeptos y a crecer, desde las universidades, con reglas rudimentarias que fueron puliéndose hasta llegar al football americano que conocemos hoy en día. Ni que hablar de que los adelantos tecnológicos ayudaron  al progreso y profesionalización del deporte (el football americano acepta, de manera  abierta, la utilización de la tecnología durante el encuentro, tal es el caso de la revisión instantánea de  jugadas dudosas mediante el análisis de la misma al estudiar las tomas captadas por  la infinidad de cámaras que existen en cada partido o la utilización de la telecomunicación entre el coach –entrenador- y algún jugador específico con el fin de comunicarle la jugada a realizar y no tener que gritar por encima del bullicio del público o hacer señales de manos).

 

Hoy en día este deporte es totalmente masivo siendo la gran final de la temporada, el SuperBowl, lo más visto en la televisión estadounidense en el año y captando el interés de muchas personas fuera de los límites de su país. Alrededor de todo el mundo hay ligas que desarrollan este deporte,  tiene un gran auge en México y sus aledaños, Europa (con el Reino Unido como estandarte) además de uno, no tan grande pero en crecimiento,  por nuestras latitudes (Argentina, Brasil, Chile y Uruguay entre otros).

 

Definir el football americano no es fácil, pero nos quedamos con un par de conceptos. Este deporte está compuesto por mini-batallas, cada equipo, por lo general, ganará varias de estas durante un partido, pero quien saque mejor provecho de estas pequeñas victorias saldrá vencedor. Otra idea que un día fue escuchada alguna vez en la radio es: “…el football americano es un ajedrez de mastodontes”. El término mastodontes fue utilizado de manera jocosa en relación al tamaño de los jugadores profesionales, pero realmente se asemeja al ajedrez por ser un juego que requiere de ingenio y  estrategia, sumado por supuesto a la fuerza, velocidad y potencia, atleticismo, efectividad, algo  de suerte y, ¿por qué no?, un toque de elegancia.

 

Un espectador que vea por primera vez un partido de este deporte puede suponer no es gran cosa tomar el balón y correr esquivando rivales. Sin embargo, lograr el éxito en una jugada conlleva un sinfín de pasos que deben ser ejecutados por todos los jugadores de un equipo y no solo por el portador del ovoide.

 

Sin importar que acercamiento le de cada uno, no cabe duda de que es un hermoso deporte, lleno de adrenalina, muy cambiante, fascinante y por demás vistoso –no solo por los uniformes, estadios y porristas sino por lo espectaculares que pueden resultar algunas jugadas que dejan de boca abierta a los espectadores-.  

 

En las sucesivas entregas de esta columna comenzaremos a desgranar el football americano, desde las maneras de anotar puntos, de mover el balón, reglas, faltas, estilos de juegos, jugadas típicas y de las otras, además de los orígenes de los diferentes equipos que participan en la NFL (liga de Football de los Estados Unidos), juegos y jugadores legendarios, curiosidades y otras cosas que espero sean de vuestro agrado.

 

Jorge Kerekes


Etiquetas: Football Americano