Home   »   Peñarol

Martinuccio: “Me encantaría volver a Peñarol”

El delantero argentino Alejandro Martinuccio, expresó desde Madrid su deseo de regresar a los aurinegros y dijo que recibió contactos de otros equipos uruguayos.


Alejandro Martinuccio en el festejo del gol ante Internacional de Porto Alegre en la Copa Libertadores 2011.


1 julio, 2020
Peñarol

Alejandro Martinuccio, delantero argentino ex Peñarol (Campeón Uruguayo 2010 y finalista de la Copa Libertadores 2011) dialogó el miércoles desde Madrid con el programa “100% Deporte”, Sport 890. Contó de su deseo del regreso a los aurinegros y del interés de otros equipos uruguayos. A los 32 años culminó su contrato con el Club Deportivo Móstoles, de la tercera división.

 

“Para nosotros en Móstoles terminó el campeonato. Le informé a la institución que no voy a seguir y busco otros  rumbos. Estoy a la espera. Pensé en un proyecto más que nada por mis hijos y en la calidad  de vida. Todo lo que está pasando dejó todo muy confuso. Veremos qué país será el adecuado.

 

“Se mantuvo un contacto  con Peñarol, nada profundizado. También con otros clubes uruguayos que se interesaron. No hay nada 100% definida. Fueron conversaciones tranquilas. Vamos a ver qué depara todo. Me encantaría volver al fútbol uruguayo y a Peñarol. Sería un sueño. También hay interés de otros  equipos. En España hay un poco más de flexibilidad y sigo el protocolo como si estuviera entrenando”.

 

“Sigo teniendo las mismas características. Cambié en el pelo y ahora tengo barba. Yo soy muy transparente. El día que diga no va más así será. Me siento muy bien. Me dedico a esto 100% porque un día se presenta la oportunidad y la tenés que aprovechar”.

 

 

“En Cruzeiro había tenido una fisura en la tibia y no se tomó  la mejor decisión. Cuando volví a Fluminense cambié para  otra vez encarar para arriba. Después en Chapecoense fue una lesión muscular por la competición competitiva en Brasil. Se jugaba el Brasileirao y la Copa Sudamericana. Un compañero había tenido lo que llamamos la  paralítica. En Brasil te abre, aspiran el edema y te lo vuelven a cerrar. Ese jugador estaba en plena cirugía  y en tres semanas lo recuperaron. Limpiar, drenar y listo. Venia prestado del San Pablo y estaba casi a la par mía. Le  tocó subirse al avión. Demoraba un poco más y no subía. A mí no. No le llamo suerte. Cuando le toca, le toca. Yo  fui sincero siempre cuando  tuve decisiones. Si vuelvo  atrás diría no. En ese momento, venía mejorando y les  dije que prefería estar una semana  más en recuperación física para llegar a la final en Curitiba. Pasó eso. Lo cuento con el diario del lunes. Tranquilamente, hoy me hubieran dicho, ‘vamo arriba’. Al principio fue muy difícil para mí y mi familia. El recuerdo y la marca los voy a tener siempre. Fueron meses muy difíciles y me tuve que ir de ahí porque no  la pasaba bien. Hoy me encuentro mucho mejor. Pienso en mis hijos y voy para adelante.

 

“A Peñarol le debo mucho y a la gente. Fue a nivel grupal. Si no hubiese tenido a mis compañeros, al cuerpo técnico, no hubiera sido posible. Tengo las ganas. Me gustaría esa chance. Se necesita confianza mutual del jugador y el club que me quiera contratar”.