Home   »   Primera

Alarma Nacional

Nueva derrota alba, esta vez 2:1 con Boston River en el GPC. En el debut de Martín Ligüera como DT, con un hombre de más desde los 32', Nacional redujo su ventaja en la Anual a solo un punto.


Guzmán Corujo, incrédulo en la imagen final de la derrota tricolor, flanqueado por el capitán y goleador, Gonzalo Bergessio.


24 marzo, 2021
Primera

 

 

La señal de alerta tricolor se reavivó en el Gran Parque Central: Nacional perdió 2:1 con Boston River. En el primer partido de Martín Ligüera como DT –a tres días de haber asumido-, el equipo sufrió una nueva derrota, la tercera consecutiva, y dilapidó una vez más la gran diferencia que había logrado en la Tabla Anual. Ahora tiene un solo punto de ventaja sobre Liverpool en la antesala de la última fecha del Clausura.

 

El desencanto, esta vez, no disimuló el valor agregado que significó haber jugado con un hombre de más desde los 32’ del primer tiempo, por la roja insólita a Pedro Silva Torrejón que, en el retroceso defensivo –ganando 1:0- golpeó en la cara a Emiliano Martínez. Nacional cayó por su debilidad defensiva, sorprendido en el juego aéreo dos veces en los goles de cabeza. El vértigo de Brian Ocampo, de la izquierda a la derecha, no le alcanzó. El delantero protagonizó las jugadas más importantes.

 

La recarga en ataque, con Thiago Vecino y Santiago Ramírez, insinuó el repunte. Fueron minutos de llegadas, antes del gol de Felipe Carballo de cabeza. Después, en el tanto anulado por el VAR a Rubén Bentancourt, del 3:1, el equipo ni siquiera se transformó en una ráfaga. Acentuó la misma debilidad que en los partidos anteriores. En el juego, de bajo vuelo. Los centros en aluvión cayeron en los defensas. Los tres cambios, con Rafael García, la vuelta de Guzmán Corujo e Ignacio Lores, no le dieron rédito. Y Boston River consiguió un triunfazo.

 

El “sastre” se vistió con su mejor traje. Asimiló la iniciativa del rival con la pelota en los primeros 15’, y mandó. Se reformuló con el despliegue de los volantes -un Nicolás Freitas influyente- y con Rubén Bentancourt presionando a los defensas. Sacudió en el cabezazo de Freitas, tras un centro de Alberti, y en el segundo de Enzo Larrosa, también despegando. El VAR le anuló el tercero. Los once de Juan Tejera en el arranque y los diez desde los 32’ fueron un verdadero equipo. La solidez, desde la defensa hasta el ataque, construyó un fantástico triunfo para seguir en la pelea. Se levantó de la caída 5:1 y sigue vivo.

 

Nacional no detiene su caída. A esta altura, solo cabe una palabra: «alarma».

 

Martín Ligüera, entrenador de Nacional, en el desencanto de la derrota.

 

 

Finales Uruguayo 2020