Heredia, de cabeza al arranque