La fiesta en tres colores

Decurnex: “Un broche de oro”