Añón, apuesta de la casa