Plaza, sorpresa de punta

Leandro Fernández salió con bronca