Puro talento en el Capurro

Rodrigo Amaral a Colón de Santa Fe

Amaral, el «mago» libre