Los caños sentenciaron el cero

Tacuarembó se hizo fuerte en casa