Un efecto que no tiene cura

Cuarenta años que engrandecen

«Cacho» Blanco: «El espíritu del jugador no se pierde nunca»