Home   »   Ciclismo

Ciclismo: se larga la edición 109° del Tour de Francia

La edición 109° del tradicional Tour de Francia nace con una pregunta: ¿Tiene rival Pogacar?




Ciclismo, Dinamarca, Francia. EFE/EPA/Bo Amstrup DENMARK OUT.


30 junio, 2022
Ciclismo

Copenhague, 30 jun (EFE).- Luminosa, y adornada con los colores de los diversos maillots del Tour de Francia, Copenhague, ciudad de culto a la bicicleta, será este viernes el escenario de la salida de la 109 edición de la «grande boucle», una cita que remite a un nombre, el del esloveno de 23 años Tadej Pogacar, doble vencedor e indiscutible favorito para el triplete. ¿Algún rival será capaz de impedirlo?. Ese es el debate previo a la carrera.

 

 

 

El Tour 2022, con 21 etapas, un total de 3.300 km, 2 cronos que suman 53 km, un recorrido variado que incluye jornada de «pavé» y 6 finales en alto, con el Alpe D’Huez como estrella, presenta a priori un choque entre eslovenos, Pogacar y Roglic, con un alejado escalón de aspirantes, el potencial del Jumbo Visma como amenaza y una representación española reducida a 9 corredores liderada por Enric Mas, candidato al podio.

 

 TODOS CONTRA POGACAR

 

 

Pogacar (Komenda, 23 años) y Roglic (Trvojle, 32) van a protagonizar un duelo de titanes, ambos acreditados por su calidad, trayectoria y sus recientes demostraciones en Eslovenia y Dauphiné. El más joven es el favorito claro, bien protegido por el UAE, pero es cierto que su rival cuenta con un Jumbo que presentará artillería pesada en sus filas.

 

 

 Un potencial que empieza con el danés ídolo local Jonas Vingegaard, segundo el año pasado y doble baza para la general, y que sigue con Van Aert, todoterreno aspirante al maillot verde, Laporte, Kuus. Un equipo que unirá fuerzas para buscar la manera de doblegar a Pogacar, si ello es posible.

 

 

Algunos favoritos del segundo escalón se agrupan en torno a Ineos, con el tridente compuesto por el renacido Geraint Thomas, Adam Yates y el colombiano Daniel Martínez, ganador de la Itzulia. La fórmula anti-Pogacar será un secreto por descubrir, ante un corredor que domina todos los escenarios, ya sea subiendo o contrarreloj.

 

 

ENRIC MAS Y LA ILUSIÓN DEL PODIO

 

 

En este sector se halla Enric Mas, «ilusionado y motivado» para alcanzar la ansiada plaza en el podio de París. El balear sabe que no será fácil, pero este año será el único líder del equipo Movistar, sin ambigüedades como en años anteriores.

 

 

También buscará el cajón el ruso Alexander Vlasov (Bora-Hansgrohe), ganador en Romandía y tercero en la Itzulia, y otros de los años 90 como los colombianos Nairo Quintana y Rigoberto Urán o los franceses Thibaut Pinot y Romain Bardet. El top 10 ya sería un buen regalo para la mayoría de ellos.

 

 

El pelotón español, aparte de Mas, se completa con los Movistar Carlos Verona, Imanol Erviti, Albert Torres y Gorka Izagirre, el Cofidis Ion Izagirre, Marc Soler en el UAE y Luis León Sánchez en el Bahrain.

 

 

En el apartado de esprinters, habrá 6 oportunidades por las que pelearán hombres como Fabio Jakobsen, el local Mads Pedersen, Alexander Kristoff, Caleb Ewan, Peter Sagan y Michael Matthews. En jornadas de aventureros y algo más se espera al espectacular neerlandés Mathieu Van der Poel, posiblemente con duelo estelar con Wout Van Aert.

 

 

 PRIMERA SEMANA CON PAVÉ Y FINAL EN ALTO

 

 

El Tour se lanza en Copenhague, capital de un país diseñado por y para la bicicleta, donde el vehículo del pedal supera al número de sus habitantes, 650.000, y de largo a la cantidad de coches, 120.000. La ciudad, engalanada con los colores de los diversos maillots de la carrera, desde el amarillo al de lunares rojos, ofrecerá sus encantos turísticos para el primer viaje cronometrado de 13 km, de donde saldrá el primer patrón de la 109 edición.

 

 

En Dinamarca, ilusionada con Vingegaard, se disputarán las dos primeras etapas en línea por llanuras que amenazan con vientos, sobre todo en la travesía de 18 km por el Puente del Gran Belt y después con la despedida en jornada propicia para los esprinters, que tendrán más opciones de lucimiento en la primera semana.

 

 

 Los adoquines esperan en la quinta etapa, temida jornada de supervivencia en el «pavé» de la París-Roubaix donde las diferencias pueden empezar a ser notables. Los clasicómanos tendrán ventaja sobre los escaladores, quienes se podrán dar el primer homenaje en la séptima etapa, con el primer final en alto en Planche-des-Belles-Filles, donde en 2020 Pogacar le arrebató a Roglic el maillot amarillo la víspera de París.

 

EL ALPE D’HUEZ EN LA SEGUNDA SEMANA

 

La segunda semana se adentra en los Alpes con dos etapas seguidas con finales en Chatel y Megeve que servirán de aperitivo para una undécima cita muy seria para los favoritos que incluye Les Lacetes de Montvernier (2a, 3,4 km al 8.2), el Col du Télégraphe (11,7 km al 7,1), el Col du Galibier (Especial, 17 ,7 km al 6,9) y la meta en el Col de Granon, otro Especial de 11,3 al 9,2. Primera gran batalla entre favoritos.

 

 

  Al día siguiente, más madera. El viaje que sale de Briancon incluye otros tres colosos, de nuevo el Galibier, por otra vertiente, (23 km al 5.1), la Croix-de-Fer (29 km al 5,2) y el ascenso al mítico Alpe D’Huez (13,8 km al 8.1). La semana termina con etapas de teórica transición para aventureros que acercarán al pelotón a los Pirineos.

 

PIRINEOS Y LA CRONO DE 40 KM DECIDIRÁN

 

 

La decimoséptima etapa inicia el baile pirenaico con una jornada corta, de 130 km que ofrece el Col d’Aspin (12 km al 6,5 %), la Hourquette d’Anzican (8,2 km al 5,1 %) y el Col de Val-Louron- Azet (10,7 km al 6,8 %) antes de subir a Peyragudes (8 km al 7,8 %).

 

 

El último gran desafío llegará en Hautacam, con los pasos por el Col d’Aubisque (Especial, 16,4 km al 7,1), Col de Spandelles (1a,10,3 km al 8.3) antes de la batalla final con meta en Hautacam (Especial, 13,6 km al 7,8).

 

 

El Tour no habrá terminado en la cima de Hautacam. Restará la víspera de París la contrarreloj.


Final Torneo Intermedio