Home   »   Fútbol Uruguayo  »  Primera

3 millones de técnicos con Tabaré Silva: “también en Defensor aumentó la exigencia”




Tabaré Silva, analítico y estudioso técnico de Defensor Sporting.


23 agosto, 2013
Fútbol Uruguayo Primera

Continuando con la serie de reportajes a los entrenadores de Primera División, presentamos al de Defensor Sporting, Tabaré Silva (rival de Peñarol el domingo) de formidable campaña con el violeta, conquistando el último torneo Clausura del fútbol uruguayo.

Tabaré Silva, analítico y estudioso técnico de Defensor Sporting.

Tabaré Silva, analítico y estudioso técnico de Defensor Sporting.

“Es una cosa que me cuestioné porque habíamos perdido dos partidos seguidos nada más. Tengo asumido que el insulto a mí es parte de mi profesión, pero a veces insultaban a los jugadores. Fueron pocos, poca parte de la hinchada, pero son cosas que antes acá (en Defensor) no pasaban. La exigencia de Defensor en estos momentos ha subido. Al salir campeón, al ganar, se pierde paciencia, la hinchada en todos los torneos te pide salir campeón. Ya ha pasado con otros entrenadores antes de que yo llegara y va a pasar con los que vengan cuando yo no siga”.

¿Cuándo y por qué decidiste ser entrenador?

En 2006, estando en River, empecé el curso de entrenador. Eran mis últimos años como jugador y quise tener una salida para el después, una opción dentro del fútbol y a medida que fue pasando el tiempo me di cuenta que me apasiona, me gusta muchísimo. Empecé a estudiar en el ISEF y en 2008 me recibí.

¿Qué entrenadores influyeron más en tu formación profesional?

El principal fue el Pichón Núñez. Fue muy importante en mi época de jugador. Con él aprendí el manejo de grupo, en esa Copa América aquí (la de 1995, Uruguay Campeón), después eliminatorias (al comienzo de las del Mundial 98). También tuve varios entrenadores importantes. Entre ellos Marcos Alonso, en el Sevilla, que fue uno de los que más influyó en mí. De todos traté de absorber lo bueno y también fijar lo malo, para quedarme con las cosas que consideré buenas, el trabajo en cancha, la motivación no excesiva, el serle claro al jugador, el convencimiento del equipo del trabajo que se hace, las variantes en los entrenamientos para que no se transformen en una rutina, explicar por qué hacemos las cosas, dar opciones y herramientas para que dentro de la cancha el jugador tenga una guía, luego es él quien decide y tomar la decisión en segundos es difícil. Por otra parte traté de desechar lo que considero malo, el no tratar al jugador con respeto es una de las cosas que me quedaron marcadas, una de las cosas que me dije que no lo haría y no lo hago. En cada grupo que me ha tocado entrenar, entre las cosas que nos trazamos está el respeto, de nosotros para los jugadores, de ellos para nosotros y entre ellos también.

¿Qué opinión tenías y cuál tenés ahora de los niveles de entrenamiento en el fútbol uruguayo? ¿Existe una escuela de fútbol uruguayo? ¿Varias?

Ha variado mucho respecto a los entrenamientos de otras épocas porque el fútbol en sí varía constantemente. Cada entrenador tiene su forma de trabajar y ve desde su punto de vista lo que cree bueno para su equipo. Nosotros intentamos trabajar todo el tiempo con pelota, hacer también de esa forma los trabajos físicos, que siempre tengan el balón en cada entrenamiento. Cuando son dobles o cuando son específicos de cancha o específicos de gimnasio hacer transferencias con pelota.

¿Qué importancia tiene la parte teórica de tu trabajo?

Es importante demostrando las cosas, transformándose en la cancha en la parte práctica. Obviamente, en un orden primero tenés que manifestarles a los jugadores qué es lo querés adentro de la cancha y qué lo que buscás en cada trabajo. Después el funcionamiento de la parte teórica se ve en la medida que la llevás a la práctica. No nos extendemos mucho en la parte teórica, porque consideramos que extenderse mucho marea un poco a los jugadores y la teoría es fundamental que la entiendan.

¿Cuáles son en tu opinión los aspectos más importantes de la práctica?

La concentración en los trabajos. La concentración en los trabajos de los entrenamientos es fundamental porque después se transmite a los partidos. Los entrenamientos nuestros tampoco son muy extensos, pero tratamos de darles mucha intensidad porque eso después se transmite a los encuentros. Los jugadores tienen que estar predispuestos, tienen que querer aprender, porque eso incide muchísimo en el resultado de un entrenamiento, si sale bien, mal o regular. La actitud del jugador es fundamental y no caer en la rutina porque eso lleva la cabeza hacia otras cosas. Obviamente algunas prácticas hay que automatizarlas para el trabajo táctico, pero intentamos no hacerlo rutinario.

El “sistema” o la “figura” táctica, ¿qué importancia tiene en el conjunto del entrenamiento de fútbol?

La táctica depende fundamentalmente del grupo de jugadores con que contés. Nosotros variamos del Apertura 2012 al torneo del 2013, porque no teníamos los jugadores que tuvimos después y depende también de los partidos. Tenés que tener sistemas tácticos alternos porque los partidos varían mucho y no podés encerrarte en un sólo sistema táctico, porque depende de muchas variantes, expulsiones, bajos rendimientos, el equipo que está en ventaja o en desventaja. Tenemos siempre tres o cuatro, tampoco muchas más porque llega un momento en que haciendo muchas no te sale una bien.

¿Acostumbrás leer sobre fútbol?

Sí, me gusta leer sobre fútbol, no sólo lo más específico, más allá de libros sobre ejercicios, espacios reducidos, etc, para mí la psicología deportiva es fundamental. Tenemos que saber que más allá de lo que nosotros podamos darle al jugador tácticamente, físicamente, técnicamente, si la cabeza no funciona bien es todo muy difícil, es casi imposible tratar de que todo lo demás salga de buena manera.

¿Qué modelos o espejos de equipos y de entrenadores encontraste y encontrás en el ámbito mundial?

Intento ver a los mejores, Guardiola, Mourinho… también mucho de Tabárez que también ha logrado muchísimo. En definitiva leo de varios, pero hago hincapié en lo que dicen los mejores, en sus equipos. Al mirar bastante fútbol trato de sacar de todos los entrenadores algo.

¿Trabajás con videos? ¿En qué aspectos?

Creo que es fundamental que los jugadores vean al rival. Yo miro los videos de los partidos que hemos jugado y los del rival de turno y después, el día de la concentración, les muestro a los jugadores, en un compacto, las características de los rivales, porque más allá de lo que yo les pueda decir de los rivales es importantes que ellos en cada una de sus funciones en la cancha, vean las virtudes y los defectos del equipo que vamos a enfrentar.

¿Qué momentos propios te quedaron más grabados como entrenador?

Mi primer entrenamiento con Sud América. Me retiré como jugador y a los tres meses estaba dirigiendo en Sud América. No fue fácil porque había convivido como jugador con algunos de esos jugadores hacía poco tiempo. Yo venía pensando qué les iba a decir y a medida que fue pasando la presentación me fui soltando un poquito más y a medida que fueron pasando los entrenamientos mucho más, porque obviamente tenía que evolucionar, pero el primer entrenamiento no fue fácil porque había compartido vestuario con ellos. No fue fácil el cambio, pero me encantó, me apasiona y estaba convencido del trabajo que podíamos hacer.

Después de las cosas malas aprendés más que de las buenas. Por ejemplo acá en Defensor tuvimos momentos complicados, perdimos dos partidos seguidos y se había complicado en la tribuna, afuera, no tanto aquí adentro. La hinchada está muy exigente, por algo que tenemos claro, de las últimas seis finales el club ha estado en cinco, ganó una, pero al estar en cinco la gente se acostumbró a eso y más allá de que es un equipo que apuesta muchísimo a formativas la exigencia es grande, es alta. Es afuera, pero los jugadores a veces la sienten y es una cosa que me cuestioné porque habíamos perdido dos partidos seguidos nada más. Tengo asumido que el insulto a mí es parte de mi profesión, pero a veces insultaban a los jugadores. Fueron pocos, poca parte de la hinchada, pero son cosas que antes acá no pasaban. La exigencia de Defensor en estos momentos ha subido. Al salir campeón, al ganar, se pierde paciencia, la hinchada en todos los torneos te pide salir campeón. Ya ha pasado con otros entrenadores antes de que yo llegara y va a pasar con los que vengan cuando yo no siga.

Finalmente, haber salido campeón con Defensor fue muy significativo para mí porque aquí estuve diez años como jugador, desde 1987, hice aquí toda la escalera desde juveniles, había salido Campeón con Defensor como jugador y salir también como entrenador realmente me emocionó bastante. Muchas sensaciones, muchos recuerdos, algo que siempre me va a quedar grabado”.

Tabaré Silva, director técnico de Defensor Sporting.


Etiquetas: Defensor Tabaré Silva

Finales Uruguayo 2022