Apertura: el equipo ideal