Un efecto que no tiene cura

La inexpugnable fuerza rusa

Sesenta años no es nada