Alzamendi, estrella binacional: “Nunca me gustó el ruido”

Walter Olivera, la historia encarnada: «No me siento ídolo»