Un clásico con gusto a poco