Peñarol, ante una costumbre peligrosa

Un efecto que no tiene cura

La crueldad, un factor omnipresente