Un efecto que no tiene cura

La crueldad, un factor omnipresente

Forlán: los números que marcaron su salida