Un mito inasible

Un canto a la rebeldía

Alzamendi, estrella binacional: “Nunca me gustó el ruido”