“En el fútbol femenino no hay tanto fanatismo”