Román Cuello: «Fue un partido redondo»

Almeida, en su mejor versión