El sueño finalista que no se dio

Un «milagro» llamado Uruguay