Matonte, el juez del mundial