Cappuccio: «Valía la pena festejar»

La campaña del campeón

Entre la emoción y la medianía