Rentistas sigue soñando

Empate, lamento y alivio