Bausero: “No me había animado a soñar tanto”