Otro para la historia grande

Emergencia: un comodín facilista

Sesenta años no es nada