Peñarol, en lo más alto

Nacional gritó con el alma

Eduardo Espinel: «No merecíamos irnos con las manos vacías»