Danubio, su cuarta estrella