Julio César Antúnez: «Hubo un tiempo para cada uno»

Cerro con la gran algarabía en el final

Euforia celeste