El 5:1 que no alcanzó